Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del Clarín a Australia por el genoma

La científica Miriam Fanjul, que trabaja en Oceanía, recibe un homenaje de su colegio: "Busco una sanidad especializada accesible para todos"

En primer término, Miriam Fanjul sujeta el premio en compañía (por la izquierda) de Juan Txasco, Ana Vecino, Carmen Gómez, Pablo Casanova, Carmen Aller, Ana Zurrón, Carmen Alonso, Francisco Marco, Maite Fernández y Julio Fanjul, ayer, en el colegio Clarín. | Marcos León

La científica gijonesa Miriam Fanjul lleva una década residiendo en Australia con un objetivo claro: descifrar el genoma humano para mejorar la salud. Y es precisamente esa labor la que ayer reconoció su antiguo centro educativo, el colegio Clarín, donde cursó sus estudios primarios desde 1990 hasta 1996. "El reconocimiento es un honor y una sorpresa increíble", celebró ayer la protagonista, que acudió al acto de entrega del premio "Exalumna de Honor" en compañía de sus padres, Julio Fanjul y Maite Fernández; amigos y parte del claustro de profesores del centro.

"Considero que mi labor como científica, tanto en Australia como donde esté, es acercar al sistema sanitario una medicina personalizada de calidad, de modo que sea accesible para todos los pacientes", explicó Fanjul, acogida entre parabienes por los integrantes del colegio que la vieron crecer y la han ido apoyando durante todos sus logros profesionales.

Al término de sus estudios de Biología en la Universidad de Oviedo, Miriam Fanjul cursó un doctorado en Biología Molecular y Genómica del Cáncer. En 2012, mientras ultimaba el doctorado, emprendió rumbo a Australia, donde actualmente reside con su pareja. En sus inicios estuvo durante cuatro meses en uno de los laboratorios del Royal Children Hospital de Melbourne, a quienes les concedieron un proyecto para estudiar las causas genéticas del autismo. "Mi foco es el análisis de genomas humano, es decir, buscar cuál es esa falta de ortografía que nos causa una enfermedad, en nuestro libro del ADN", detalló la premiada.

De esta forma, el colegio Clarín pudo reconocer de forma presencial el trabajo, trayectoria y aporte a la sociedad de una de sus exalumnas más brillantes tras dos años en los que fue imposible por la pandemia y la distancia con Australia.

Compartir el artículo

stats