Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La intermodal se conectará al metrotrén con 1.200 metros de vías soterradas

Adif licita la redacción de los proyectos del plan de vías, sin la estación de buses en el constructivo, con un plazo de 30 meses y 5,7 millones

La estación de trenes de Sanz Crespo.

Gran paso adelante para la futura estación intermodal de Gijón. Adif sacó ayer a licitación, con un presupuesto de 5,7 millones de euros, la redacción del proyecto básico y de los proyectos constructivos tanto para la nueva estación como para su conexión, a través de las vías de cercanías, con el túnel de metrotrén ya construido, lo que supondrá crear otro tramo soterrado de 1.200 metros, según se recoge en los pliegos. La licitación admite la recepción de ofertas de empresas interesadas hasta el próximo 11 de noviembre y, una vez adjudicado el proyecto, estima un plazo de 30 meses para completar los trabajos, por lo que la licitación de obras tendría que esperar hasta, al menos, mediados de 2025. Los pliegos, no obstante, recogen que la redacción del proyecto básico debe ser ya lo suficientemente amplio como para que las administraciones puedan comenzar a liberar parcelas y a buscar financiación para el plan de vías mientras esta tramitación sigue su curso.

El llamativo importe del contrato, inusual para una licitación de redacción de proyectos, se debe al volumen de informes que deberán hacerse a la vez. Ya habían anunciado Ayuntamiento y Principado que la complejidad técnica del proyecto exigía acometer los diseños de manera global. Se estima que la redacción del proyecto básico costará 960.000 euros y los dos constructivos, 1,5 millones. El resto de la inversión se destinarán a informes y estudios previos para sustentar estos dos bloques. La licitación supone poner sobre blanco un primer diseño en firme de la nueva terminal en superficie –para trayectos de largo recorrido en vías de ancho métrico– y otra soterrada, la de cercanías, situada a 16 metros bajo tierra y que se conectará con el metrotrén. Se tendrá que diseñar también un aparcamiento soterrado, el cubrimiento de toda la playa de vías en superficie y el derribo de la estación provisional ubicada en Sanz Crespo.

La intermodal se conectará al metrotrén con 1.200 metros de vías soterradas

Destaca Adif que la actuación «permitirá poner en servicio el túnel del metrotrén existente», con los 3,5 kilómetros de longitud ya ejecutados, así como la «baja para el servicio de la estación de Sanz Crespo», su demolición, lo que permitirá destinar a otros usos públicos. Los pliegos hacen especial hincapié en este aspecto y en la importancia de «permita unir los barrios de Moreda y el Polígono con una solución «continua e integrada». Se quedan fuera de esta licitación, por ahora, dos inmuebles enmarcados en el plan de vías: las nuevas oficinas de Adif y la futura estación de autobuses. Solo se estudiarán en parte. Los técnicos solo tendrán que analizar un posible emplazamiento para las dependencias de Adif con la idea de poder reservar cuanto antes el suelo necesario. También se tendrá que hacer una estimación de su coste, pero no toca por el momento entrar a fondo ni en su diseño ni en su proyecto constructivo.

La estación de autobuses, por otra parte, se sale de las competencias de Adif y correrá a cargo de Gijón al Norte. No se licita, por tanto, el proyecto constructivo de este equipamiento, pero sí se incluirá un primer diseño en el proyecto básico con el objetivo de «garantizar la total compatibilidad» del inmueble con la estación intermodal. Adif solicita a los técnicos un primer estudio «con el grado de detalle necesario» para aclarar la «interacción» de los autobuses con la intermodal «tanto desde el punto de vista constructivo como funcional». Este análisis servirá de base para la futura redacción del proyecto constructivo de la estación de autobuses, por ahora sin fecha.

La intermodalidad de la estación, aunque no se incluya por ahora el diseño de la terminal de autobuses, sí se ve reflejada en los pliegos con el encargo de un «estudio funcional» que tratará de aclarar «los flujos resultantes de la interacción entre los distintos modos de transporte involucrados», incluyendo la movilidad de ciclistas y peatones en el entorno. Se hará también una estimación de usuarios previstos para cada modelo de transporte y cómo «integrar» cada tipo de movilidad en el entorno urbano.

Compartir el artículo

stats