Cirugías de excelencia en Cabueñes

El hospital, primero de la región en acreditarse con un plan de atención a pacientes de operaciones complejas: "Es un trabajo de equipo"

Por la izquierda, de pie, Pelayo Suárez, Fernando Cosío, Soraya Gamazo, José Carlos Fernández, Dolores Pinilla, Daniel González, Lucrecia Mendoza, Iván Marcos González, Pilar Monge, Ana Belén Ferreiro, Lucía Fernández, Patricia Torrico, Reyes Aguinaga, Ivana Crespo, Laura del Coz Santos, Amparo Carrocera y Javier Albaladejo; agachadas, Lucía García y Lucía Díaz Naya, ante el Hospital de Cabueñes. | Juan Plaza

Por la izquierda, de pie, Pelayo Suárez, Fernando Cosío, Soraya Gamazo, José Carlos Fernández, Dolores Pinilla, Daniel González, Lucrecia Mendoza, Iván Marcos González, Pilar Monge, Ana Belén Ferreiro, Lucía Fernández, Patricia Torrico, Reyes Aguinaga, Ivana Crespo, Laura del Coz Santos, Amparo Carrocera y Javier Albaladejo; agachadas, Lucía García y Lucía Díaz Naya, ante el Hospital de Cabueñes. | Juan Plaza / S. F. Lombardía

Un protocolo para que el paciente llegue en las mejores condiciones posibles al día de su cirugía, una vigilancia estricta a su estancia para que se recupere lo antes posible y una supervisión postoperatoria hasta cumplirse un mes de recibir el alta para prevenir contratiempos. El Hospital de Cabueñes acaba de acreditarse, y es el primer centro de Asturias en lograrlo, como centro de excelencia del programa Vía RICA (recuperación intensificada en cirugía del adulto), que avala la "máxima calidad" en cirugías mayores. Han pasado por el programa unos 800 pacientes, con la implicación de gran parte de los servicios del hospital, y con una participación especial de las enfermeras del complejo, "claves" en la educación del paciente. "Es fundamental que el enfermo tenga un papel activo y que el hospital sea un equipo", señala la enfermera Patricia Torrico.

El hospital gijonés se puso manos a la obra de 2018 y ha ido implantando el programa por fases. Torrico se sabe de memoria todo el proceso porque, como enfermera de la Vía RICA, suele resumir la base del plan a los pacientes. De hecho, que los usuarios estén informados del programa es en sí mismo uno de los puntos más importantes. "Lograr que se comprometan es tan importante como todo lo demás", asegura la cirujana Amparo Carrocera. Torrico, por su parte, recuerda que el plan comenzó con cirugías colorrectales y de vejiga, que en noviembre de 2021 se sumaron las de esófago, renales, de estómago y páncreas, y que este año se añadieron las cirugías complejas de columna. A lo largo también de este año, si todo va bien, se sumarán cirugías oncológicas de ginecología. "Todo el hospital está muy implicado", señala.

Una operación en un quirófano de Cabueñes. | Juan Plaza

Una operación en un quirófano de Cabueñes. | Juan Plaza / S. F. Lombardía

En la fase previa a la cirugía, el paciente pasa por diversas consultas, entre ellas las de las enfermeras del propio programa, pero también con los equipos de anestesistas, endocrinos y nutricionistas y profesionales de rehabilitación. "Les explicamos la rutina, qué va a pasar desde que entren al hospital y hasta que salgan, y eso nos ha permitido que los pacientes puedan ingresar el mismo día de su cirugía porque ya saben qué tienen que hacer", resume Torrico. Lucrecia Mendoza, médico de rehabilitación, explica que la revisión del estado físico de cada paciente en el preoperatorio es "fundamental": "Nos permite abordar actuaciones preventivas, de educación, o intervenciones concretas con planes de entrenamiento. La idea es aprovechar esa espera antes de la cirugía de manera activa". Ana Belén Ferreiro, fisioterapeuta, añade que ese abordaje previo facilita también la atención postoperatoria. "Conocemos mejor al paciente, así que nos percatamos de cosas como una cojera con más facilidad. Y ellos ya también nos ponen cara y están más tranquilos", defiende la profesional.

Javier Albaladejo, anestesista, explica el papel especialmente relevante de su servicio. "Nos encargamos de la medicina preoperatoria, para ajustarla, y también estamos presentes durante la operación para que el paciente pierda la menor cantidad de sangre posible. En las primeras 24 horas tras la operación, vigilamos que se muevan precozmente y que han tolerado bien el proceso. Es una aportación muy transversal", defiende. Otro servicio clave es el de Endrocrinología y Nutrición. La médico Lucía Díaz lo explica: "Antes de la operación hacemos un plan detallado de la fuerza y estado nutricional del paciente y le damos recomendaciones. Es fundamental detectar casos de desnutrición".

El programa que se aplica en Cabueñes y con el que ahora se acreditan –y eso permite a sus profesionales formar a compañeros de otros centros– demuestra que el hospital cumple con los 135 criterios estipulados por el plan. Además de lo ya citado, ese listado incluye sentar y mover lo más pronto posible al paciente –Ferreiro explica que antes se pensaba que lo mejor era dejarlos quietos un tiempo, pero que la evidencia ha demostrado lo contrario– y animarles a comer por su cuenta en cuanto se pueda. "Parte de los criterios que ahora cumplimos implica abandonar algunos mitos de la medicina tradicional que jamás llegaron a probarse", asegura Carrocera. Los profesionales, que han recibido la acreditación con "muchísimo orgullo" –el logro, aseguran, se debe en gran parte a que en Cabueñes "la gente se lleva bien" entre servicios– y piden ahora incorporar al programa a un psicólogo para abordar mejor la salud emocional del paciente.