Los Bomberos de Gijón exigen mejoras de 2,5 millones en un año tras un fallo del Tribunal Superior

El gobierno local prevé invertir ya 1,2 millones en el servicio

"En el parque, convivimos con ratas y chinches", denuncian los profesionales

Pablo Palomo

Pablo Palomo

Unos dos millones y medio de euros de inversión a destinar a mejoras en el servicio de Bomberos de Gijón en 2024 y 1.059.000 euros a dedicar todos los años para lo mismo. Eso es lo que tendrá que aportar el Ayuntamiento de Gijón al servicio de Prevención y Extinción de Incendios después de que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias (TSJA), sustentada en otra de 2020 del Tribunal Supremo, haya fallado que el Consistorio debe dedicar las cantidades que recauda del consorcio de seguros, Unespa, a este asunto. El gobierno local aseguró que ya está estudiando cómo aplicar el fallo y añadió, a través de la concejala de Seguridad Ciudadana, Nuria Bravo, que ya tenía en sus planes invertir 1,2 millones de euros en los próximos presupuestos. "Esta sentencia hace que no solo gane la seguridad ciudadana, sino Gijón. El servicio será mejor porque los bomberos tendrán mejores medios", indicó ayer en la plaza Mayor el abogado de estos, Javier Calzadilla.

Los bomberos celebraron ayer esta victoria judicial con una concentración a las puertas del Ayuntamiento en la que participaron alrededor de unos 30 miembros. Se trata de un proceso largo, que comenzó allá por 2015, y que ahora se da por finiquitado puesto que, aunque cabe recurso de casación, este es una vía judicial que es muy improbable que se siga por parte del gobierno local. La suma de los dos millones y medio de euros se tiene que reflejar ya en los presupuestos del año que viene. Sale de sumar 1.059.000 euros a invertir en 2024 más lo recaudado de Unespa y no invertido en 2022 y 2021, 1.579.000 euros. Se toma como referencia estos dos años porque la sentencia del Tribunal Supremo es del 2020. La del TSJA, por su parte, fue emitida el 16 de octubre. A la cantidad total se le podría sumar lo recaudado y no invertido por el Ayuntamiento en 2023. Una cifra que, explica Calzadilla, se conocerá al cierre de este ejercicio. Lo que ahora piden los bomberos es que esta sentencia se ejecute cuanto antes para poder implementar importantes mejoras.

El gobierno local ya está estudiando como hacerlo y reivindicó ayer "su compromiso total" con el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios. "Lo que evidencia que nuestro compromiso es real y tangible es que en los próximos presupuestos ya estaba previsto incluir 1,2 millones", aseveró ayer la concejala de Seguridad Ciudadana, Nuria Bravo. Bravo añadió que estaba también pensado incluir además una partida específica para iniciar el proceso de construcción de un nuevo parque en sustitución del actual situado en Roces. Explicó Bravo que la cantidad que ya figura en el borrador de presupuestos, que resulta del dinero recibido por Unespa, iría destinada a pagar la segunda anualidad de la autoescalera, la compra de equipos de prevención de riesgos y la adquisición de un vehículo autobomba. "La comunicación con la plantilla es fluida", añadió Bravo, que se confesó sorprendida por la concentración de ayer.

Dicha concentración sirvió para poner de manifiesto lo que los Bomberos llevan ya muchos años reivindicando. Lo expresó Enrique Otero, perteneciente al sindicato Corriente Sindical de Izquierdas. "El parque sufre un abandono transversal. Convivimos con una empresa de limpieza. Hay ratas y chinches. El edificio se queda pequeño y tenemos que compartir los Equipos de Protección Individual (EPI). Se ha normalizado que haya vehículos de 25 años", analizó. "Esperemos que esto sea un punto de inflexión para que Gijón tenga un parque del 2023. Las carencias redundan en una peor calidad en el servicio, que se suple con nuestro esfuerzo", zanjó.