Habla uno hostelero afectado por el robo de unos delincuentes detenidos en Gijón tras una espectacular persecución: "Reventaron la puerta, apenas 47 segundos y se fueron"

Un coche policial chocó con el de los dos delincuentes, que trataron de escapar a gran velocidad por el centro y circulando en sentido contrario

Dos robos exprés en sendos bares de Mieres y una intensa persecución policial nocturna circulando a toda velocidad y en dirección contraria por algunas de las avenidas más importantes de Gijón en un coche marca Seat Córdoba y sin cinturón de seguridad. Esa sucesión de hechos, ocurrida en la madrugada del miércoles al jueves, se saldó con dos arrestados –los dos supuestos autores de los asaltos en Mieres–, así como cuatro agentes de la Policía Local gijonesa con lesiones, entre ellos los miembros de la patrulla que se puso en paralelo al coche de los sospechosos y que terminó chocando con ellos.

Las iniciales de los detenidos son G. G. M., de 27 años, y J. B. B., de 26. Ambos son vecinos del concejo de Corvera y se habían llevado 670 euros, botín que consiguieron tras reventar a mazazos las máquinas tragaperras de los bares. "Reventaron la puerta y entraron", explicó el propietario de uno de los negocios asaltados.

Los robos se produjeron sobre las dos de la mañana. Los bares se encuentran situados uno en la avenida de México y el otro en la calle La Vía. Javier Díaz, más conocido como "Charly", regenta el primero de ellos. "Reventaron la máquina tragaperras y nos tiraron al suelo una figura de Elvis Presley, que fue casi lo que más nos dolió", comentó el hostelero. "Dentro de lo que cabe fueron limpios. Apenas 47 segundos y se fueron. No destrozaron nada más", añadió. Díaz se mostró agradecido a los agentes por "su gran labor" y urgió a colocar cámaras de seguridad en la zona. "Afortunadamente, a esa hora no había nadie en el local", añadió.

La Policía Local de Gijón recibió el aviso de lo sucedido a las 2.15 horas. Sabían que los dos ladrones iban en un Seat Córdoba de color verde. Se lo encontraron un cuarto de hora después en la calle Ramón y Cajal. Se inició entonces una intensa persecución. Los dos delincuentes circulaban a gran velocidad y con las luces apagadas. Escaparon por la carretera de Ceares, haciendo un trompo en la glorieta de acceso al cementerio de El Suco, para huir hacia Hermanos Felgueroso. Pasaron por Fuente del Real, Pérez de Ayala y la avenida Constitución, por esta última en dirección contraria.

Dos patrullas más se unieron a la persecución. Una de ellas se tuvo que poner en paralelo al coche de los presuntos atracadores para frenar su huida, lo que provocó un choque entre los dos vehículos. Los dos perseguidos salieron por las ventanillas y trataron de escabullirse a pie. Los agentes pudieron detenerles, aunque presentaron mucha resistencia. Dentro del coche había 670 euros, sobre todo en monedas. También un teléfono móvil, una maza con un mango de hierro, guantes, una bufanda tubular y una gorra de color negro. Cuatro policías tuvieron que ser atendidos por los médicos. Los detenidos, también. Los dos circulaban, según fuentes policiales, sin cinturón de seguridad. El vehículo fue llevado al depósito municipal.