Explosión de colores y alegrías en "el mejor desfile de Antroxu de los últimos años" en Gijón

Miles de personas arropan a los 40 colectivos, entre charangas y carrozas, durante dos horas y media de desfile

La variedad de disfraces, en la comitiva y entre el público, fue lo más destacado durante una folixa con mucha música y originales bailes

Una explosión de alegría, sonidos y colores. Eso es lo que consiguieron las cuarenta agrupaciones que enloquecieron las calles de Gijón con motivo del desfile de Antroxu. El pistoletazo de salida tuvo lugar a las siete de la tarde en la plaza de toros de El Bibio, donde miles de gijoneses y turistas aguardaban a las once incansables charangas y a las veintinueve carrozas engalanadas que protagonizaron la multitudinaria cita, que contó con la participación de casi 2.000 personas y que tuvo una duración de dos horas y media. "Este ha sido uno de los mejores de los últimos años. Hemos notado mucha calidad en los trajes", aseguró Rebeca Meana, al término de la cita antroxera. 

Ya en las inmediaciones del coso taurino no cabía un alfiler desde muchos minutos antes del inicio. Durante la previa, "Turbu", "Mateo SAT" y Alisio Parrochu volvieron a ser de los más aclamados. Los más pequeños les acorralaron para conseguir una nueva instantánea a su lado. Entre ellos se encontraban un gran número de familias y de grupos de amigos que también lucían sus mejores galas. Nuria Sánchez y José Sánchez, junto a sus hijos Lucía y Álvaro, se vistieron de vikingos. "Es un momento de alegría, ves como los niños disfrutan de la música y el colorido" comentó José Sánchez, quien entiende que es necesario "seguir la tradición e inculcársela a los más pequeños".

En la misma línea actuó gran parte del público, que tampoco desaprovechó la oportunidad de trasladar la folixa a las abarrotadas aceras. Irene Madero y su familia llegaron desde Burgos para vibrar con su fiesta favorita. "Nos hemos vestido de Maléfica porque vimos la película hace dos semanas y nos encantó", comentó Madero.

Las propuestas de los grupos que desfilaron por la avenida de la Costa destacaron por su diversidad. "Collacios del Antroxu" fueron los que encabezaron la comitiva. Detrás de ellos venían otros treinta y nueve grupos, entre los que se encontraban las once charangas que ya habían deleitado a quienes presenciaron sus actuaciones sobre las tablas del teatro Jovellanos en las anteriores jornadas. "El ambiente está muy guapo. Ver a la gente cuando pasamos saltar y sonreír no tiene precio", recalcaron los miembros de "La última y marchamos".

VÍDEO: el Antroxu disfraza las calles de Gijón

Nico Martínez

Los decibelios ascendieron considerablemente cuando entraron en escena "Los Acoplaos", que fue la primera charanga en saltar sobre el asfalto para conquistar a los presentes con su llamativo plumaje. "Es muy grande y tiene mucho colorido", argumentó Sonia Menéndez mientras grababa el espectáculo. 

Otro de los más aclamados fueron "Los Enredas", que recalcaron que "se debe hacer el amor y no la guerra". Entre los cupidos de este grupo estaba Diego Sánchez, que agradecía el apoyo que estaban recibiendo durante todo el pasacalles. "Gijón siempre lo da todo. La gente te anima y te hace volver el año siguiente", dijo Sánchez. A Pedro Carrillo lograron conquistarle, sin lugar a dudas. "Es de las más animadas. Aportan paz y amor y que todo el mundo esté aquí queriéndose, que de eso se trata la vida", sostuvo este gijonés. 

Los vigentes campeones del Concurso de Charangas, "Los Mazcaraos", volvieron a dejar el listón alto con el objetivo de revalidar el título. "Todo el público está súper entregado. Hay muchas ganas tanto desde dentro como desde fuera", señaló Marina Blanco, una de las componentes de un grupo que caló en los presentes. "Creo que este año igual repiten como ganadores", apuntó Noelia Rubio después de aplaudirles con ímpetu.

Varias agrupaciones tuvieron ideas similares, como fue el caso de "La Guaxa" y de "Los glamurosos de pescadores". Ambos representaban "aerolíneas antroxeras", con miembros de todas las edades en sus filas. Llamó la atención especialmente el avión del Sporting de Gijón con en el que se movía Izan Aguirre, de 5 años. 

A lo largo de todo el trayecto se pudo escuchar todo tipo de contenido musical. "Chiquitita", de ABBA, fue la canción con la que triunfaron "Los Fiestexeros", que llevaban por título "Mammina Mía". 

En las ventanas de las viviendas de la avenida de La Costa estaban asomados cientos de vecinos que contaron con una perspectiva de mayor amplitud para deleitarse con los ritmos musicales. Lo propio hacían también en los negocios de la zona. "Es el único sitio que tengo para poder verlo en primera fila y desde lo alto", manifestó José Manuel Novejil, gerente de lencería Mila, que lucía en el interior de la tienda montado encima de una escalera. "La ponemos todos los años", añadió. 

Los integrantes de las charangas y carrozas dejaron boquiabiertos al público. Especialmente a aquellos que vivían por primera vez el Antroxu de Gijón. "Ha sido muy bello. Hay muchos colores y es impresionante. Es todo muy diferente a lo que me imaginaba", afirmó el cubano Roger Barrios después de observar la gigante abeja que representaba a la asociación "Xente Xoven". No eran las únicas abejas del lugar, puesto que Diego Lozano y Yaíza Martínez, junto a Deva Lozano, su hija de dos años, también presentaron su candidatura para ser los reyes de la colmena. "Lo vivimos con mucha ilusión en familia", contó Lozano.