Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco G. Redondo

Qué contenidos

Sin currículos, políticos florero y Balbín y Fueyo

Termina junio y los docentes asturianos seguimos sin saber los currículos de las asignaturas para los cursos impares que arrancan el próximo septiembre, con la enésima reforma de la reforma, -hay borradores, pero están sin definir-; así hemos tenido que decidir si seguir con los mismos libros de texto de referencia, elegir otros nuevos o prescindir de ellos. Suponemos que mucho no podrán cambiar, pero algunas noticias apuntaban en sentidos pintorescos, como lo de enseñar la Historia prescindiendo de la cronología, que es algo así como enseñar matemáticas prescindiendo de los números. Con el paso de los años suelen menguar lo de cambiar los nombres a lo de siempre, para hacernos creer que el nuevo ministerio iluminado ha descubierto el Mediterráneo.

Esto del vaciamiento de contenidos es algo que de vez en cuando se replantea como nuevo y progresista, y de hecho ha abundado en la política española reciente. Ahí tenemos los ejemplos de Pablo Casado, Irene Montero y la mujer de Pedro Sánchez. Pablo Casado, exlíder del PP a quien le propiciaron el grado de Derecho para aprobar los cuatro años en uno; Irene Montero, cuyo currículo profesional o de gestión para ser ministra se desconoce, aparte de ser la amante del anterior líder de Podemos; y Begoña Gómez, la mujer de Pedro Sánchez, que dirigía “cátedras universitarias” sin ser catedrática de nada, y el instituto africano para la mujer, suponemos con sueldazo, pero ignoramos los resultados, en qué se habrán empoderado las mujeres africanas desde que ella tenía negocios con Marruecos. La mujer del César, además de ser honrada, ha de parecerlo.

También dos muertes significativas este junio. El presentador asturiano José Luis Balbín en el programa de debate en televisión "La Clave", después de una película sobre el tema, contertulios contrastaban argumentos desde distintas perspectivas. Hoy ya no interesan programas como ese, hay tertulias a ver quién interrumpe más o dice lo más sensacionalista, y telediarios / panfletos del gobierno. El párroco gijonés Fernando Fueyo, excapellán del Sporting, del dicho al hecho misionero 11 años en Burundi y profesor de Religión, ya jubilado en cada claustro inicial del Calderón nos vendía lotería de Navidad con recargo para acciones humanitarias. En cualquier orden de la vida, los hechos y los contenidos sí importan, no solo el relato teórico y las consignas de moda.

Compartir el artículo

stats