El Ayuntamiento de Llanera ha aprobado el presupuesto municipal para 2023 dotado con 15,2 millones de euros, que incluye una partida de 600.000 euros para inversiones generales. El gobierno local explica, no obstante, que el grueso de las grandes obras se financiará con cargo a una modificación presupuestaria que harán a principios del próximo año y que permitirá incorporar el remanente de tesorería, esto es, al ahorro municipal. Se acometerán así proyectos ya diseñados como el saneamiento de Pruvia y Ables, la nueva escuela infantil de Lugo o la rehabilitación de un edificio municipal como centro cívico de Soto, además de la mejora de movilidad para salvar el túnel bajo las vías del tren en Lugo, a propuesta de Ciudadanos.

"Acabaremos el año con entre seis y siete millones de euros de remanente e igual estoy siendo prudente porque posiblemente sea más. Ahí tendremos una buena bolsa para hacer grandes inversiones porque lo previsto en el presupuesto es para atender abastecimientos de agua, saneamientos, mejora de caminos o alumbrado del día a día", explica el alcalde, Gerardo Sanz.

La cuenta salió adelante en el Pleno con el apoyo de la concejala de Podemos, Isabel Fernández, y el edil de Ciudadanos, Manrique Pérez. El PP votó en contra y Vox e IU se abstuvieron. En opinión del regidor, el presupuesto de Llanera "es realista e incluso estamos siendo prudentes". Las cuentas han crecido en algo más de un millón de euros respecto a las de este ejercicio, fruto del aumento de ingresos del Estado "y porque hay mayor movimiento económico en el concejo que se traduce en mayores ingresos sobre todo del IBI, la viñeta y el impuesto de construcciones, que es donde se materializa la subida del presupuesto".

En cuanto a los gastos generales, los bienes y servicios se encarecen por la crisis energética pasando la factura del alumbrado, por ejemplo, de 400.000 a 600.000 euros. "Todos los servicios y actividades que organizamos nos cuentan más", detalla Sanz. Además, se amplía la partida de personal para tener en cuenta los incrementos salariales y demás complementos de los trabajadores públicos en base a la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que, según Sanz, "se ha consolidado a lo largo de este año". En esa reestructuración laboral de los servicios municipales añadirán 13 nuevos empleados "de perfil técnico".

Los presupuestos son también reflejo de la deuda cero del Consistorio y se mantienen congelados impuestos, tasas y precios públicos. También conservan la dotación para las subvenciones públicas aumentando la del comedor escolar. "Afrontamos 2023 con mucho optimismo porque los servicios públicos funcionan de manera correcta, se está generando economía y movimiento y en estos momentos hablar de Llanera es hablar en positivo de avance económico y social", concluyó Sanz.