Yasser Hevia quiere saber de dónde viene. Este cubano de 52 años busca a sus antepasados en la parroquia de Santiago de Arlós, en Llanera, para poner nombre y apellidos a sus familiares asturianos y así poder conocer mejor la historia de su origen y, por el camino, hacer nuevos amigos. Hevia es ingeniero químico especializado en biofarmacia y trabaja en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba, donde han desarrollado la vacuna anticovid "Abdala" que protegió a los cubanos de la enfermedad. Quiere establecer vínculos con los vecinos de la localidad para que le pongan sobre la pista de sus antepasados pero también de aquellos familiares que puedan vivir allí en la actualidad.

"Mi mayor anhelo es rescatar la memoria histórica de la familia, para mí es lo más importante, y me lo tomo como un homenaje a Manuel, mi abuelo paterno, que fue como mi segundo padre para mí, me enseñó muchas cosas, fue mi maestro de lectura, éramos muy cercanos y siempre me dijo que éramos asturianos", explica en conversación telefónica desde La Habana.

Todo comenzó cuando un primo de su padre y una tía suya iniciaron la investigación para tratar de conseguir adherirse a la Ley de Memoria Democrática, conocida popularmente como la Ley de Nietos, que permite a los descendientes de españoles solicitar la ciudadanía española. Ya llevaba años con el "gusanillo" de querer saber sobre el pasado familiar, que su abuelo siempre le contó que estaba en Asturias. Y su apellido, Hevia, lo refrenda. "El primo de mi padre me comentó que tenía una certificación de nacimiento de su bisabuelo y se me ocurrió, a partir de ese documento, que se podía escarbar un poco en los archivos para poder conocer nuestras raíces", comenta. En su caso, no está interesado en obtener la ciudadanía española pero sí saber de dónde viene su familia.

Y se puso a indagar. Así, consiguió un documento sobre su tatarabuelo, Antonio Hevia, nacido en Santiago de Arlós en el siglo XIX. Y lo sabe porque en la partida de nacimiento de su bisabuelo, que ya nació en Cuba a finales del siglo XIX, venía así registrado. "En el certificado de nacimiento de mi bisabuelo, en 1881, ya estaba establecido en Jaruco, a 69 kilómetros al este de La Habana". Hevia siempre escuchó en casa que la familia paterna era oriunda de Asturias pero "en claro, nunca nadie buscó hacia atrás". Pero las nuevas tecnologías, que han permitido conectar a personas de todos los sitios del mundo a través de las redes sociales, le ha abierto una nueva vía de investigación.

El grupo "Memorias de Arlós" en Facebook ha sido su tabla de salvación. Los integrantes de esta agrupación han empezado a colaborar con el científico cubano para dar con todos sus antepasados y familiares vivos. Le han brindado nuevos datos, fotografías antiguas e, incluso, ha establecido contacto con otra compatriota cubana, también con orígenes en la parroquia de Llanera, que lleva el mismo apellido. "También una cantante cubana amiga de mi hermano se apellida así y podríamos ser familia", dice. Si bien, teniendo en cuenta que el apellido Hevia es muy común en Asturias, tendrán que cotejar todos los documentos y árboles genealógicos.

Y la respuesta de los participantes del grupo "Memoria de Arlós" ha sido muy rápida y eficiente, dejando a Hevia impresionado y, sobre todo, muy agradecido: "Se nota que las personas son amables y proclives a ayudar, en estos casos uno se mide mucho para hacer estas cosas porque, la verdad, la mayoría está por sacar provecho de estas cosas, lograr una ciudadanía o buscar ventajas". De hecho, desde que hizo su petición de ayuda a los vecinos de la parroquia con los datos que tenía hasta el momento han sido muchos los que le han respondido con datos, fotos y más preguntas en aras de situar a todos sus familiares en el árbol genealógico. De hecho, Hevia apunta que sospecha que el segundo apellido de su tatarabuelo era González.

Todo este trabajo de búsqueda de sus antepasados de la diáspora asturiana le tiene además muy entretenido y motivado. Cada vez que consigue un nuevo dato la alegría le lleva a querer saber más. Y en esa labor de investigación tiene toda la ayuda y respaldo de su familia. Sus dos hijos, Daniela y Gabriel, son sus principales valedores en este trabajo de mirada al pasado para comprender el presente. La realidad de la familia Hevia de Arlós. "Estoy entusiasmado porque soy parte de una historia muy linda y, además, a mí me gusta en general la historia". Yasser Hevia quiere saber por qué su tatarabuelo emigró a Cuba y cómo le fue allí.

Por el momento no tiene planes de viajar a Llanera para poder recorrer la parroquia que vio a su tatarabuelo nacer y conocer a sus familiares. Primero quiere centrar todos los datos e informaciones de las que dispone para ir escribiendo todo y, de esa forma, que todo quede en negro sobre blanco para el futuro. Para que sus descendientes no olviden cuáles son sus orígenes, que son asturianos. "Me gustaría ir pero no pienso en ello, sería un logro", dice. Todo para poner nombres y caras a sus familiares, aquellos que dejaron Asturias en busca de un futuro mejor en la isla caribeña porque para Hevia lo más importante en su vida es la familia.