Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una avería deja sin luz varias horas a 2.700 vecinos de Vegadeo y Castropol

Viesgo coloca tres grupos electrógenos en las capitales de los concejos para ofrecer suministro mientras repara el problema, de origen incierto

Grupo electrógeno instalado ayer junto a La Paloma.

Grupo electrógeno instalado ayer junto a La Paloma. REPR. T. C.

Una avería de hasta siete horas y media de duración en algunos puntos dejó ayer sin suministro eléctrico a 2.700 vecinos de los concejos de Vegadeo y Castropol. El incidente, según detalla la compañía Viesgo, se registró en torno a las seis de la mañana y al mediodía el suministro eléctrico se dio por restablecido, si bien fue necesario instalar tres grupos electrógenos en algunos puntos donde persiste el problema.

El fallo no afectó por completo a ambos concejos, sino a determinadas zonas, que fueron recuperando la luz de manera paulatina. Según detalla Viesgo, a partir de las siete de la mañana se empezaron a recuperar algunas zonas y, "de forma progresiva", se fue dando suministro al grueso de los afectados. Sin embargo, a las once de la mañana quedaban 150 clientes sin luz en el entorno del recinto ferial de Vegadeo y unos 300 en torno al parque y en la zona de La Paloma, en Castropol. Dada la dificultad de corregir la avería en esta zona, Viesgo optó por instalar tres grupos electrógenos que permitieron restablecer el suministro, a la espera de dar "una solución completa" al problema.

La avería tuvo especial incidencia en Castropol, ya que Vegadeo disfrutó ayer de un festivo local. En territorio castropolense, el problema afectó especialmente al colegio público La Paloma, que no recuperó la luz hasta las doce y media de la mañana. Sin embargo, el centro, con 142 alumnos, no interrumpió las clases. También tuvo problemas la casa consistorial, sin actividad hasta la una y media, cuando se recuperaron la luz y el teléfono.

La compañía explicó que se detectó una avería en la subestación de Vegadeo, si bien los técnicos indicaban la posible existencia de un daño en una línea subterránea, lo que hizo más dificultoso el arreglo. Viesgo señaló ayer a este periódico que se desconocía el origen de la avería.

Compartir el artículo

stats