Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Esta es una buena época para la ostra, está llena de carne", dicen los ostricultores del Eo

La firma Acueo sacó ayer la remesa inicial de los 20.000 moluscos que reserva para la Navidad, la primera que lucirá etiquetado ecológico

Eduardo Martín, ayer, en la depuradora, con una de las cajas de ostras.

Eduardo Martín, ayer, en la depuradora, con una de las cajas de ostras. T. CASCUDO

Los ostricultores de Acueo, una de las dos firmas que cultivan ostras en la ría del Eo, cumplieron ayer con una tradición de la Navidad al sacar a tierra la primera remesa de las 20.000 ostras que reservan para estas fechas tan especiales. "Esta es una buena época de la

Este es un año especial para Acueo porque acaba de lograr el certificado ecológico que otorga el Consejo de la Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias (Copae), así que será su primera Navidad con ecoetiqueta. A esto hay que sumar que tal día como hoy estrenaron su proyecto de comercio electrónico. Su objetivo era frenar el éxodo a Francia de toda su producción y lograr la venta directa a nivel nacional. La puesta de largo fue la Navidad y la colocación de un particular contador en la web para contar al mundo el ritmo de venta de este producto del Eo. El contador fue un éxito y se convirtió en tradición pero, especialmente, triunfó la venta directa y lograron su objetivo de que la ostra se quedara en casa. "Apostamos por ello y fue un éxito, aunque nadie confiaba en que saliera bien porque entonces no se sabía nada de las ostras", explica Nuria Núñez, que indica que la empresa cuenta a día de hoy con 2.500 clientes registrados en la web, una cifra muy destacada para una pequeña empresa.

Los ostricultores metieron ayer en la depuradora de Castropol la primera remesa navideña, que estará lista para iniciar los envíos el viernes próximo. No obstante, se espera que el día más fuerte de pedidos sea el lunes previo a Nochebuena. Dice Martín que esta remesa se caracteriza por ser "una ostra muy joven", ya que en la actualidad estos moluscos están creciendo más rápido y, en vez de dos años y medio de crecimiento, necesitan entre año y medio y dos años para lograr la talla ideal de comercialización. De hecho, la ostra que se comerá esta Navidad fue sembrada entre 2017 y 2018. "Al ser más joven la concha pesa muy poco, es más fina, porque se endurece con los años, pero la carne por dentro es prácticamente igual", apunta el biólogo.

En el Eo también opera la empresa Ostrastur, si bien está asociada con otra firma y tiene un sistema de trabajo diferente a Acueo. En el caso de Ostrastur, las ostras extraídas del Eo son trasladadas a Galicia para su depuración y posterior comercialización.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats