Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro Comunicación y Escuela

La escuela se sube a la red en Vegadeo

“Es un formato más versátil, pero genera estrés pensar en que falle la conexión”, dicen los docentes del proyecto, por primera vez virtual

José Antonio Reiriz y Martín Alonso, ayer, en el aula de informática convertida en centro de operaciones del Foro virtual. | T. C.

José Antonio Reiriz y Martín Alonso, ayer, en el aula de informática convertida en centro de operaciones del Foro virtual. | T. C.

La escritora y profesora zaragozana Ana Alcolea se coló ayer en las aulas de segundo de Secundaria del instituto veigueño Elisa y Luis Villamil para destripar su novela “La noche más oscura”. Lo singular del encuentro es que no estaba en Vegadeo, ni siquiera en España: conectó con los estudiantes desde su casa de Noruega, país donde está ambientado su libro. Precisamente la magia del décimo tercer Foro Comunicación y Escuela, el primero virtual, reside en hacer posible que un pequeño centro educativo de la Asturias rural pueda conectarse en tiempo real con casi cualquier punto del planeta. “Es un formato más versátil, aunque nos genera más estrés por el miedo a que la conexión falle o se corte”, precisa el profesor de Tecnología y coordinador TIC del instituto, José Antonio Reiriz.

Reiriz confiesa que este sistema conlleva “más problemas técnicos que en las otras ediciones” y que, en general, “da más trabajo”. Dirige junto al ordenanza Martín Alonso el centro de operaciones de este Foro virtual, que se ha instalado en un aula de informática. Ellos se ocupan de establecer las conexiones, organizar los turnos de palabras y garantizar que las aulas puedan conectarse adecuadamente a cada videoconferencia. Cuenta este docente que la pandemia ha allanado el camino a este formato virtual, pues, con la experiencia de los últimos meses, toda la comunidad educativa está familiarizada con el programa Teams que usan en las videoconferencias.

De pie, por la izquierda, los docentes Irene Álvarez, Mercedes Martínez, María Fernández, Sandra Gavino, Estela Vecino, Pilar Fernández, Lulas Somoza, María Jesús Fernández y Emilio García y el conserje Javier Seijo. Agachados, Olvido Galán, Luis Felipe Fernández, Ana Ruiz, Cristina Fernández y María Meitín. | T. C.

“Todos tenemos una cuenta en Teams y a través de este portal nos conectamos e invitamos a los ponentes. Una vez que la sesión está organizada se conecta con YouTube en directo, con un pequeño retardo de unos diez segundos”, añade Reiriz, quien explica que, por el momento, no han tenido ningún problema. La sesión más compleja fue la presentación del Foro, desarrollada el 8 de abril con la conexión antigua del centro. Ahora ya están funcionando con una red nueva, “que en vez del 4G, usa la tecnología de radio enlace”, y que les permite disponer de cien megas de subida y otros tantos de bajada: “Es una conexión aceptable”.

El instituto ya contaba con diecinueve pizarras digitales interactivas, así que solo fue necesario comprar un ordenador de más potencia desde el que se dirigen las videoconferencias y también diferentes micrófonos para propiciar que los alumnos puedan hacer preguntas a los ponentes. La conexión se prepara dentro del propio aula, unos quince minutos antes del inicio. Con este sistema se gana tiempo lectivo pues se evita el desplazamiento del alumnado al lugar de la conferencia, como ocurría en las ediciones anteriores.

Un grupo de alumnos, ayer, siguiendo la ponencia de Ana Alcolea. | T. Cascudo

Iniciativa pionera

El modelo virtual del Foro ofrece la ventaja de que cualquier persona ajena al centro puede seguir las sesiones, por ejemplo, las propias familias de los estudiantes. Además, permite verlo en diferido en cualquier momento como, dicen, ya está ocurriendo. “Es totalmente pionero”, subraya el coordinador de este proyecto educativo, el docente Luis Felipe Fernández. Considera que la parte negativa de esta edición es no contar presencialmente con los invitados. “Lo peor es perder esa interacción”, precisa. Sin embargo, cree que las posibilidades que ofrece la tecnología se quedarán en próximas ediciones: “Teniendo medios, lo ideal sería que el conferenciante pudiera estar en Vegadeo, impartir su conferencia desde un estudio y luego tener un encuentro con algunos alumnos. Sería un modelo que le daría al Foro una dimensión muy novedosa”.

Fernández deja claro que detrás de cada actividad, ahora y en el formato anterior, hay mucho trabajo e implicación de todo el profesorado. No en vano, las actividades se coordinan con los diferentes departamentos y se busca que, en la medida de lo posible, estén muy ligadas al currículo educativo.

Los alumnos están satisfechos de poder seguir disfrutando del Foro pese a la situación de pandemia, aunque echan en falta la presencialidad. “Creo que es mejor en persona, aunque este sistema tampoco está mal”, resume la estudiante Carmen Lucía Fuillerat.

Su compañera de clase, Marta Méndez, presume de instituto al defender el Foro como “un proyecto pionero en España, que tiene detrás mucho trabajo”.

“Cuando leemos, estamos alimentando el pensamiento”, defiende la escritora Ana Alcolea

Antes de entrar en materia y empezar a analizar el libro “La noche más oscura”, la escritora Ana Alcolea abrió su ponencia ante los estudiantes veigueños defendiendo la importancia y valor de la escritura: “Cuando leemos, estamos alimentando el pensamiento. Si no le damos lenguaje, palabras, textos bien construidos, nuestro pensamiento se queda corto”. Alcolea (Zaragoza,1962) no es nueva en el Foro, pero en esta décimo tercera edición tendrá una participación especial, ya que se ocupará de redactar el prólogo del libro de relatos “Las aventuras de Nube”, que se editará a finales de año con los mejores trabajos que hayan elaborado los estudiantes veigueños.La escritora, conectada desde su casa en Noruega, explicó que cada persona crea un mundo propio cuando lee. “Yo lo he escrito, pero vosotros le habéis dado vida a las palabras. Los libros son como espejos y cada uno construye un libro distinto porque se refleja en él”. Su tercer argumento en defensa de la lectura fue que, cuando alguien lee, “vive muchas vidas,tantas como personajes”. “Nunca vais a vivir la segunda Guerra Mundial, pero, a través de las palabras, habéis vivido un episodio”, añadió. Alcolea se despidió confiando en que la pandemia le deje estar en Vegadeo el próximo 19 de noviembre, para la presentación del libro de relatos. Antes de despedirse, recomendó a los estudiantes que aprovechen las oportunidades que les da el Foro Comunicación y Escuela: “Esto no pasa en ningún otro instituto de España, es un lujo. Un Foro con actividades extraordinadirias”.

Compartir el artículo

stats