Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una vida de novela en Posada de Rengos

Pedro Villanueva relata en “El Festival de la Cosecha” la historia de Benigno Menéndez, herido en la II Guerra Mundial, donde conoció a su mujer, con la que retornó a su tierra

Pedro Villanueva, en la firma de su obra en la Feria del Libro de León.   Reproducción de D. Á.

Pedro Villanueva, en la firma de su obra en la Feria del Libro de León. Reproducción de D. Á.

Benigno Menéndez, natural de Posada de Rengos, en Cangas del Narcea, fue uno de los muchos españoles que tuvo que combatir en la Segunda Guerra Mundial del lado de los nazis. En ese viaje fue testigo de algunas de las mayores atrocidades cometidas contra la población civil, pero también vivió una historia de amor que marcaría su futuro, que acabaría desarrollándose en su concejo. Todo su periplo en el frente y su vuelta a casa, así como la realidad bélica que le rodeó en ese momento ha sido convertido en una novela por el politólogo y escritor Pedro Villanueva, de Cerredo (Degaña).

“El festival de la cosecha”, es el título del libro, en alemán “Erntefest”, que fue el nombre elegido por los nazis para denominar la ejecución de prisioneros del campo de exterminio de Majdanek (Polonia) del 3 de noviembre de 1943, considerada la mayor matanza de civiles en un solo día durante la Segunda Guerra Mundial. Fueron 18.000 las personas ejecutadas en ese campo, pero la cifra asciende a 47.000 sumando los asesinatos que se produjeron en los dos campos secundarios de Poniatowa y Belsec, todos situados en el distrito polaco de Lublin.

En esa región polaca se encontraban en ese momento los protagonistas de la novela. Él había sido reclutado mientras hacia la mili en Bilbao. “No tuvo la opción de elegir, no fue un voluntario ideológico, fue de los que tuvo que ir a luchar porque le tocó, de los que no sabían qué era un comunista, un judío o un masón”, explica el autor Pedro Villanueva.

Soldados nazis humillando a un grupo de prisioneros en Lublin (Polonia).

El soldado cangués llegó al frente ruso en diciembre de 1942 y participó en batallas importantes como fueron Krasny Bor y en el cerco de Leningrado. Luego se desplazaron a la zona de Ucrania y Polonia, para reponerse de sus heridas y es en Lublin donde conoce a Danca Stelmach, con quien formaría una familia de vuelta a Asturias. Ella era la enfermera que le atendió en el hospital de sus heridas.

“Benigno rescata a un oficial alemán de las SS y es condecorado con la Cruz de Hierro de segunda clase y con la de los voluntarios españoles, de aquella suponía que te daban un estanco o una farmacia y él renegó de todo eso por amor, por ideales, porque para él era más importante la vida y la familia y odiaba todo lo relacionado con la guerra, la muerte… Así acaba trabajando en la mina, cuando pudo haber sido un privilegiado”, detalla Villanueva.

Benigno Menéndez.

Benigno Menéndez.

De hecho, pasó de ser condecorado a que lo declarasen casi desertor al tomar la decisión de no regresar con el resto de soldados y esperar por Danca para iniciar el viaje de vuelta a casa en un largo recorrido, que los llevó a tener que entrar a España por Gibraltar.

La historia de Benigno y Danca, que terminaron sus días viviendo en Corias (Cangas del Narcea), se completa con la reconstrucción histórica de lo que estaba ocurriendo a su alrededor. Para ello, Pedro Villanueva realizó un amplio trabajo de documentación que le llevó cuatro años, en los que viajó dos veces a Polonia, para poder hablar con víctimas y testigos. A raíz de sus testimonios y de bucear en los archivos consigue describir situaciones terroríficas de los campos de concentración y las masacres que se llevaron a cabo. “El Festival de la Cosecha fue una barbaridad, la gente del pueblo decía que brotaba sangre por los arroyos”, rememora.

Danca Stelmach.

Danca Stelmach.

También retrata a los personajes que tenían el poder en esos lugares, como Hermine Ryan conocida como “la Yegua de Majdanek”, porque pateaba a los presos hasta la muerte, Martha Hildegard, apodada “Martha la Sanguinaria”, o Amionek “el Ángel de la Muerte”.

“Lo más brutal de todo esto es que todavía haya negacionistas que siguen siendo activistas que atacan todo lo que se hable de este tema, niegan el holocausto, las matanzas, las palabras de las víctimas, los juicios… cuando existe documentación gráfica y testigos que te dicen que esto fue así”, lamenta Pedro Villanueva, que confiesa que embarcase en esta novela le cambió como persona.

“La gente que estudia ciencias políticas debería hablar con las víctimas para darse cuenta de lo que las ideologías pueden producir. Ellos siempre coincidían en lo mismo, que no les gustaba hablar de ello, pero que lo hacían para que no volvamos a caer en el mismo error”, apunta Villanueva.

El libro será presentado mañana jueves en el Parador de Corias, a las 19.00 horas. En el acto estará la cantante canguesa Tania Pereira que puso música al booktrailer. El viernes también se presentará en Tineo, a las 17.30 horas.

Compartir el artículo

stats