Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodríguez apela a incidir en la formación de los jóvenes, la clave de “nuestro futuro”

El empresario lácteo recibe la insignia de oro del Foro de Vegadeo por su apoyo al proyecto y su “visión humanista de la vida”

Mercedes Martínez, directora del IES de Vegadeo; Francisco Rodríguez, y Luis Felipe Fernández, responsable del Foro, ayer, durante el acto. | T. Cascudo

En 2008 el docente Luis Felipe Fernández contó al empresario lácteo Francisco Rodríguez su idea de poner en marcha un novedoso proyecto educativo desde el instituto veigueño Elisa y Luis Villamil, que apostase por la igualdad de oportunidades de los alumnos del mundo rural a los que ofrecería posibilidades de formación impensables. La respuesta que recibió de Rodríguez fue contundente: “Buscad todos los apoyos que os sea posible, el resto, lo pondrá Reny Picot”. Por eso, por apoyar esta iniciativa desde antes de su inicio en 2009, “posibilitando su puesta en escena, al garantizar los fondos necesarios, independientemente de las ayudas que pudieran ser recabadas”, Rodríguez recibió ayer la primera “insignia de oro” del Foro Comunicación y Escuela y se llevó un cálido agradecimiento de la comunidad educativa. El premio fue uno de los momentos más emotivos de la clausura de la décimo tercera edición, celebrada ayer en Vegadeo.

Ana Santos con las docentes Eva Pérez y Dácil Nuez. | T. C.

“Venir a Vegadeo es una caja de sorpresas porque cada vez que paso por este pueblo y que observo el entusiasmo con que hacéis las cosas, cada vez que veo como participan profesores y alumnos en un proyecto común, pienso que ese es el porvenir de nuestro pueblo, de nuestra España. Como todo lo que deriva del entusiasmo es contagioso, yo participo, naturalmente”, dijo el dueño de Industrias Lácteas Asturianas (ILAS), firma más conocida por Reny Picot. El empresario cangués tendió la mano al docente Luis Felipe Fernández para seguir colaborando en “nuevas experiencias formativas, llamadas a traernos a todos las cosechas que necesitamos en el futuro”. Subrayó la importancia de aunar experiencias espirituales y formativas que preparen “a nuestros jóvenes, que son nuestro futuro”.

Foto de los alumnos autores del libro “Las aventuras de Nube”. | T. C.

El coordinador del Foro aplaudió la “visión humanista de la empresa y de la vida” que tiene el empresario, del que subrayó su empeño por “devolver a la sociedad una parte de lo que esta aporta a su empresa”. El docente explicó que desde el principio tuvo clara la importancia de buscar “el compromiso de la empresa privada”, consciente de que los recursos públicos no podían cubrir la envergadura del proyecto. Por eso ayer, junto a ILAS, se premió por su apoyo continuado desde el origen a la Fundación EDP, ASAC Comunicaciones, Fundación Caja Rural y Alsa.

Se les dio el Pupitre de Honor, distinción anual que concede el proyecto, a las citadas empresas y a un grupo de personas y entidades por su respaldo: al presidente de la Junta, Marcelino Marcos; al consejero de Ciencia, Borja Sánchez; a la directora de la Biblioteca Nacional de España, Ana Santos; a la escritora Ana Alcolea; al exvicerrector de la Universidad de Oviedo, Francisco Borge; a los Programas Rompiendo Distancias de Taramundi-San Tirso-Castropol y de Oscos-Vegadeo; a la asociación San Tirso del Eo; al piloto Julio César Fernández; a los exalcaldes Juan Antolín Rato, José Ángel Pérez y Begoña Calleja y al ex director del instituto veigueño, Javier Santos. En representación de los premiados habló Marcos Líndez, quien alabó la visión de los docentes veigueños que inculcan a los jóvenes la importancia del medio rural y de valorar el territorio. Dijo que el futuro de la zona rural pasa por construir un horizonte “donde no falten servicios ni oportunidades”.

En su turno de palabra, el coordinador del Foro lamentó que las oportunidades de los jóvenes del rural sigan sin ser iguales que las de la ciudad, de ahí, dijo, el empeño del proyecto educativo por “llamar a la puerta de una mayor justicia social” para lograr la “igualdad de oportunidades”. A su juicio, la escuela del siglo XXI “debe caracterizarse por la innovación y la puesta en marcha de nuevas metodologías con el fin de que los niños adquieran plenas competencias para desarrollar su vida”.

Luis Felipe Fernández tuvo cálidas palabras para sus colegas en el instituto por su “trabajo continuado, discreto, en segundo plano en favor del desarrollo del Foro”. Y para los estudiantes, “principal y última razón de todo”. A ellos les expresó el “auténtico orgullo” que supone participar en su formación. Por su parte, la directora del Elisa y Luis Villamil, Mercedes Martínez, subrayó el papel del profesor que “nunca puede rendirse” en su misión de ayudar al alumnado a superarse. Ellos, en concreto dos estudiantes de segundo de Bachillerato, tomaron la voz al final del acto para agradecer al equipo docente su “compromiso” y al Foro las “experiencias” y “oportunidades” brindadas en estos años.

En la clausura tuvo también un papel destacado la presentación del libro “Las aventuras de Nube”, escrito por veinte alumnos del centro. Unos relatos, dijo la escritora Ana Alcolea, autora del prólogo, que están llenos “de verdad y de poesía”.

La directora de la Biblioteca Nacional destaca el valor de los centros rurales

La directora de la Biblioteca Nacional de España (BNE), Ana Santos, impartió ayer en Vegadeo la conferencia de clausura del Foro, dedicada a mostrar a los estudiantes el valor de la entidad que lidera y que atesora “más de trescientos años de historia”. Antes de su intervención, a preguntas de los medios, hizo un alegato en defensa de las bibliotecas rurales “auténticos centros neurálgicos de los pueblos” y también apeló a la seguridad de la red de centros lectores en el contexto de pandemia: “Las bibliotecas son lugares muy seguros, mucho más que bares o cafeterías, no solo porque se respetan las medidas sanitarias, sino porque las personas que van son muy respetuosas”. Santos habló de los fondos de la BNE y puso el acento en los contenidos digitales, que se preservan gracias al depósito legal electrónico. Además, explicó a los chavales los proyectos más novedosos de la entidad como la Biblioteca Nacional Escolar, que recoge unidades didácticas para trabajar en la aulas. Terminó su discurso invitando a los jóvenes a cultivar el pensamiento crítico y a fomentar la curiosidad: “Con un pensamiento crítico propio podréis elegir vuestro propio camino y esa libertad de elección os dará felicidad y os permitirá vivir un poco mejor”. Les invitó a acudir a las bibliotecas que “conservan el conocimiento y la creación de otras personas”.

Compartir el artículo

stats