Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Panda de sello luarqués que resistió en el desierto

El coche que transformaron para competir en un rally los alumnos de Electromecánica del instituto logra acabar la prueba

Arriba, por la izquierda, los profesores Miguel Ángel Méndez, Javier Cagide y el director del Instituto de Luarca, Jesús Fernández. Debajo, el coche en el desierto, durante la prueba. | A. M. S. / M. A. M.

El profesor Miguel Ángel Méndez cuenta con entusiasmo su experiencia en el Rally Panda Raid de Marruecos, algo que fue posible gracias a un grupo de alumnos del ciclo de Electromecánica del instituto Carmen y Severo Ocho de Luarca que transformaron el turismo para competir. "Fue fascinante", señala, al tiempo que da la gracias a los estudiantes, "verdaderos protagonistas" de un aventura nunca vivida y que contó con el patrocinio de LA NUEVA ESPAÑA.

El Panda de sello luarqués que resistió en el desierto

El turismo que se rehabilitó para competir logró hacer más de 5.000 kilómetros. De ellos, casi 3.000 discurrieron por carreteras muy duras: "Es decir, que pese a que no logramos uno de los primeros cien puestos como queríamos, estamos muy satisfechos".

Cuenta Miguel Ángel Méndez que el coche "aguantó" y eso habla del hacer de los estudiantes que durante casi dos cursos trabajaron para homologar el vehículo y convertirlo en uno de rally. Miguel Ángel Méndez transmitió casi en tiempo real lo que pasaba a los alumnos y ellos en todo momento mostraron interés y ganas de ayudar. "Muchas veces nos daban soluciones a los problemas técnicos y ese es un gran aprendizaje", dice. El gran fallo mecánico fue la transmisión. Pese a ello, lograron acabar la carretera, aunque por tramos tuvieron que desviarse lo suficiente como para no poder clasificarse en el ranking oficial.

Por esta prueba se esperaba desde el año 2020 cuando la pandemia del coronavirus interrumpió los planes del grupo. Han sido dos años de espera a los que se suman dos cursos de trabajo de los cinco alumnos de entonces (2018/2019 y 2019 / 2020) del grado de Electromecánica de la Formación Profesional que se imparte en Luarca. "En realidad este es una propuesta educativa que si algo hizo fue motivar a los alumnos y a los profesores", opina Méndez. Además, las emisiones estimadas por hacer el recorrido se transformaron en financiación para los proyectos apícolas del territorio por donde transcurrió el recorrido.

La propuesta tuvo especial impacto en el ciclo formativo, según el profesor y tutor de la formación Javier Cagide. "Cuando empezó todo esto teníamos cinco alumnos en el primer ciclo y este curso hay 17", detalla, consciente de hay otros factores que analizar como los cambios en el mercado laboral. "En todo caso, la experiencia ha sido un éxito", mantiene.

Compartir el artículo

stats