Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El asturcelta va por libre en Vegadeo 

Un ganadero de Sela da Loura prueba un cebadero automatizado para la cría en extensivo del cerdo autóctono: "Es más cómodo el manejo"

Domingo López, ayer, supervisando a los animales durante el acto de presentación del proyecto. | T. Cascudo

Vigilados con cámaras de seguridad y alimentados por un sistema automatizado que apenas requiere la intervención humana. Así se crían cincuenta cerdos de la raza asturiana gochu asturcelta en una explotación ubicada en Sela da Loura, en Vegadeo. El cebadero, inaugurado ayer, es una de las actuaciones del proyecto interautonómico "Gestión de precisión en extensivo de ganado porcino del Tronco Celta en bosques caducifolios iberoatlánticos", que se desarrolla de manera simultánea en Galicia y Asturias para, entre otros objetivos, promover alternativas para la gestión de terrenos abandonados, potenciar la diversificación ganadera y mejorar la calidad de la carne que llega al consumidor.

Los animales esperando por la comida. Tania Cascudo

"Este sistema te da mucha libertad y comodidad en el control y manejo de los animales. Las cámaras te permiten verlos a cualquier hora del día y el sistema los alimenta de manera automática a las horas que programes, con lo que supone menos horas de trabajo para el ganadero", señala Domingo López, que lleva años criando gochu asturcelta, entre otras especies. Es el titular de la ganadería Casa Cabo donde se está probando este proyecto, liderado por la asociación de municipios de la Reserva de la biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón (InterEo) y que está generando "mucho interés" en la comarca. Los animales no solo tienen a su disposición un corral de ochocientos metros cuadrados, donde comen y duermen, sino que pasan el día por una finca de dieciséis hectáreas poblada de castaño y roble. No solo completan su alimentación con los frutos de ambos árboles, sino que mantienen el terreno limpio y protegido frente a los incendios.

La directora del Serida, Mamen Oliván, Domingo López y Enrique Rodríguez Núñez en el cebadero. Tania Cascudo

Este sistema móvil, autónomo y digitalizado de alimentación y control animal está patentado por la Asociación de criadores da raza porcina celta (Asoporcel), que ya cuenta con varias granjas piloto en Galicia. Esta es la primera de este tipo en Asturias. El director técnico de la entidad, Iván Rodríguez, explica que una de sus singularidades es que se basa en el reflejo de Pavlov para controlar a los animales, que se crían "prácticamente sin mano de obra". Es decir, cuando suena una sirena los animales saben que es la hora de comer y dejan su labor de pastoreo para acudir al corral, donde están instalados los comederos, bebederos y las camas para dormir. Rodríguez explica que el sistema "autónomo, móvil y basado en las energías renovables y en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)", es "una herramienta muy útil, tanto para recuperar tierras abandonadas, como para la prevención de incendios".

El presidente de InterEo y alcalde de Vegadeo, César Álvarez, indica que este plan, financiado con 513.000 euros del Ministerio de Agricultura, recogió diferentes experiencias que se estaban desarrollando en Galicia y Asturias en torno al porcino de tronco celta (gochu asturcelta en Asturias y porco celta, en Galicia). Participan en el plan ocho entidades, cuatro gallegas y cuatro asturianas, y entre sus objetivos está determinar si este sistema de manejo de la raza mejora la calidad saludable de la carne. También se estudiará si se puede extrapolar a otro tipo de especies ganaderas. "Se trata de seguir los sistemas de explotación tradicional, que se fueron abandonando y sustituyendo por razas más productivos. Se busca que la población rural tenga otro tipo de ingresos y que pueda ayudar a la economía y a la fijación de población", señala la asesora del proyecto, Begoña de la Roza.

Los agentes que participan en el proyecto posando en el cebadero de Sela da Loura. Tania Cascudo

Al acto de presentación de las instalaciones acudió también el director de Agricultura y Pesca en la Delegación del Gobierno en Asturias, Enrique Rodríguez Nuño, quien destacó la "oportunidad" que ofrece esta iniciativa para los ganaderos, a los que invitó a acogerse a ayudas PAC para poner en marcha iniciativas similares a la de Sela da Loura. "Abre unas posibilidades de futuro muy buenas", defendió Rodríguez Nuño en el acto, que contó con representantes de las diferentes entidades participantes como el Serida.

Compartir el artículo

stats