Opinión

Los vikingos pixuetos y la papelera de las utumías

Sobre el origen de los primeros pobladores de la villa, que no eran –menudo dislate– escandinavos

Parece ser que a alguien que está ocioso, que no tiene nada que hacer, se le ocurrió manifestar públicamente y por escrito que los primeros pobladores de la villa de Cudillero eran vikingos, algo que carece totalmente de fundamento y que, sin duda, lleva a la confusión al ciudadano. Cualquier día escriben, por ejemplo, que la Danza Prima de Cudillero es igual que la de Avilés, que el Perlindango se baila como el Pericote o que Cristóbal Colón nació en el barrio de la "Fuanti’l Cantu" Vamos que, como dicen en mi pueblo, "cuandu el diablu nun tian nada que faer, saca-y los guayus a sou ma". Seamos serios e informémonos antes de opinar.

Por ello, en mi calidad de cronista oficial de Cudillero, me veo en la obligación de salir paso para desmentir rotundamente tal dislate, en base a opiniones de personas mucho más doctas que yo y que publiqué en el libro "Cudillero mágico". Dice así:

"Los primeros pobladores de Cudillero, según la autorizada opinión de Agustín Bravo, ‘Roque’ (1861-1927), eran pescadores originarios de otros puertos de la costa cantábrica o de mares más lejanos que, huyendo de los normandos y ante la situación del lugar, escondido y oculto por mar y por tierra, es posible que lo eligieran provisionalmente. Pero, al comprobar que había abundante pesca en sus playas, se establecieron con carácter definitivo, viéndose precisados a ir construyendo sus casas en las laderas de las dos montañas, de manera especial por la de La Garita, o sea, al este, dando a este rincón el nombre de ‘Codillero’, como se llamaba en el siglo XIII: acaso podría derivar de ‘codo, codillo’, expresando así la especial condición topográfica del pueblo" (que baja hacia la mar siguiendo el curso del río, hoy cubierto, formando una serie de recodos). "Ni quito ni pongo etimologías –continúa Roque–, y cada cual puede decidirse por la que le parezca mejor. Volviendo al origen de los pobladores, podían verse en ellos rasgos afines con los de pueblos del norte de Europa; sus barcas primitivas eran irlandesas; en sus casas había siempre, en el bajo, la ventana apaisada con el telar al lado. De hecho, Antonio Juan de Banzes y Valdés (1806) hace constar que las embarcaciones de los pescadores pixuetos se asemejaban mucho a las utilizadas por los irlandeses; estas y otras características que observa le hacen recordar los lazos que unieron durante años (quizá siglos) a los pescadores de ambas costas".

Por otra parte, Agustín Bravo señala cómo el modo de hablar de la marinería pixueta, los giros peculiares del lenguaje, su prosodia y el ritmo musical de las palabras hacían que su lengua se diferenciase marcadamente de todas las que rodean la villa, incluidas las que se hablan dentro del propio concejo, "patentizando, de una manera evidente, el origen extraño de los pescadores", que supone (repito) provenientes de costas francesas o irlandesas y que habrían mantenido a lo largo de los siglos un carácter independiente de sus vecinos del concejo y de los de la misma villa que no se dedicaban a la mar –caízos–, sino a actividades artesanales o comerciales".

En definitiva y para terminar, los primeros pobladores de la villa de Cudillero, de vikingos, nada de nada. Así que vaya a parar esa teoría a la "Papelera de las utumías". ¡Ah!, por cierto: "utumía" es una palabra pixueta que significa "disparate". Pues eso.

Puntu, ya cabousi.