Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crítica de Monegal | TV-3, menos política y más Marta Torné

Más Torné que Aragonés, según ‘Polònia’.

Circula un rumor por los jardines de TV-3: dicen que se está diseñando su futuro inmediato con menos política y más ‘show’, más espectáculo y más ‘fest’. En el ‘Polònia’ nos han hecho una pieza humorística al respecto. No sé si ha sido un encargo para ir dando consistencia a este rumor que circula.

Han aparecido varias criaturas del ‘show’ musical ‘Eufòria’, y cantaban: "Cuando la actualidad ‘ja t’ha inflat els ous’ hace falta hacer más ‘xou’ / Nadie sabe quiénn son Bolaños o Batet / La política ya no tiene interés" y remataban con una estampa en la que aparecía el imitador del president Pere Aragonés, pero con su cara tapada con una careta de la versatil ‘show-woman’ Marta Torné. Y nos lanzan esta recomendación: "Si queréis triunfar, en lugar de Aragonès ¡poned a la Torné!". O sea, que hay interés en TV-3 por incrustar en la audiencia la idea de que, en breve, su programación será menos doctrinaria y habrá más sifón.

¡Ah! Me cuesta creer que se mantenga esta idea a partir de septiembre. El mensaje de que a Felix Bolaños Meritxell Batet no los conoce nadie podríamos discutirlo, pero quizá tienen razón, entendiendo la audiencia de la tele como un magma de conocimientos limitados, o con intereses selectivos para decirlo más fino. Pero desde luego si Batet y Bolaños son unos desconocidos, imagínense los del grupito de Waterloo. Me extrañaría mucho que TV-3 dejase de enfocarles con la devoción y la persistencia que lo viene haciendo desde 2017.

Sin la visibilidad que TV-3 continuamente les brinda, la invención del ‘Consell de la República’ se quedaría sin megáfono, sin servicio de ‘agit-prop’, es decir, acabaría como cuando pinchas un globito y hace peeff y se disipa. De modo que una cosa es que TV-3 atenúe en sus programas el tratamiento de la política, y otra que deje de ser la gran cadena ‘cheerleader’ del 'procés', con toda su parafernalia de doctrina, activistas, trincheras, homilías, falsos humoristas y legión de monaguillos, tan bien instalados en Sant Joan Despí.

Lo de Marta Torné como ‘superwoman’ del entretenimiento –mucho ‘fest’, mucho ‘show’ y mucha euforia– es perfectamente complementario y compatible. Puede incluso que ayude a TV-3 a ampliar parroquia (el ‘rating’ máximo alcanzado por un programa son 600.000 televidentes) y a partir de ahí abrigar la esperanza de ‘eixamplar la base’, que es ese mantra tan lleno de ilusión y, hoy por hoy, de fantasía.

Compartir el artículo

stats