Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Una conspiración revelada

Les palabres del arzobispu’l Domingu de Ramos

L’arzobispu Jesús Sanz Montes ve “estrategia ideológica” nes restriciones impuestes a locales públicos por aquello de la pandemia. Ún, será por paganu, nun acaba de penetrar el misteriu d’esa conspiración. Diz el porfiróforu madrileñu qu’una parte de les medíes que soportamos con resignación, ya va un añu, “nos utilizan buscando otros intereses que no se confiesan jamás, pero que son fácilmente rastreables”. Pues yo debo ser tuntu, ya lo confieso per delantre, porque nun soi a ver qué escura razón podrá esistir pa qu’un Gobiernu cualquiera, l’asturianu ente ellos, la tenga entamada, específicamente, colos bares. ¿Será Adrián Barbón un infiltráu d’una secreta Liga pola Temperanza que, de manera tan insidiosa como visionaria, inseminó primero’l PSOE pa facese con poder y esperar, con paciencia foína, la llegada d’un virus planetariu que-y permitiere castigar, impunemente, el beberciu? Esplíquenoslo a los ignorantes, señor obispu, sonseñor, usté que tanto entiende de misterios, porque esti, a munchos, nun se nos fai más fácil que’l de la Santísima Trinidá o’l de virxinidá de María “ante partum, in partu et post partum”. Y, de pasu, esplíquenos tamién, si fai el favor, otru misteriu notable: esa afinidá ente Ilesia y hostelería que destilen les sos palabres del domingu na catedral. Porque tamién dan pa pensar nun “quid pro quo” inconfesable. ¿Son los “bocados del cofrade”, qu’ofrecen los locales carbayones estes feches, un vínculu conspirativu ente Otea y l’obispáu? ¿Oculten una comunión subrepticia na que cai, inconsciente, l’atéu despreveníu? ¡Uff, cuánto hai de lo que rocear!

Frente a toos estos misterios herméticos, una cosa queda clara, meridiana: l’arzobispu d’Uviéu predica, abiertamente, contra los gobiernos d’izquierdes. Paez dar por supuesto qu’al bon católicu redúzse-y enforma la gama de papeletes electorales. Y a ún abúlta-y que tien razón. En xusta contrapartida, procede que’l bon socialista (“lato sensu”), en particular si representa a la ciudadanía como cargu públicu, se cuide muncho d’asistir a actos de la Ilesia, como bien entendió la oposición municipal del ayuntamientu d’Uviéu esti Domingu de Ramos: nun pisó la catedral. Falta que lo asuma, d’una vez, el presidente Adrián Barbón, peligrosu estratega antichigreru, y que s’acuerde de la reciente homilía del arzobispu cuando llegue’l prósimu 8 de setiembre, cuando-y entre la floxera de ponese na primer filera de bancos, en Cuadonga, pa que Sanz Montes-y esplique cómo hai que gobernar, y él, en representación de tolos asturianos, tamién de los perdíos que voten izquierda, atienda pa la leción del purpuráu, callaín y formal.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats