DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Rebelión en la granja

Los gustos de uno son secuenciables en un algoritmo, y ese algoritmo sirve para programar una oferta que satisfaga el gusto, dando siempre así en la diana. Esto vale para una persona, un colectivo o toda la sociedad. Ahí concluye por ahora la evolución de la sociedad de consumo, y este sí es un verdadero cambio de paradigma. La razón por la que he dejado las series y regresado a las pelis de siempre tiene que ver con lo anterior y con la dignidad individual. Antes iba uno en busca de la película siguiendo su propio gusto y ahora es la serie la que va tras el gusto de uno dando por supuesto que ha sido fabricado en serie. Si en una serie de TV no hay nada que en el fondo no sea previsible es porque en uno (o sea, uno+uno+uno, etcétera) en el fondo tampoco lo hay. Mi repudio a las series es una rebelión –igual de infantil e inútil que casi todas– frente a verdad tan espantosa.

Compartir el artículo

stats