Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Flores de veranu

Escavaciones arqueolóxiques, memoria de los que marcharon y agradecimientu a los defensores de la cultura tradicional

Oriente d’Asturies. Atopo nuna mayada a un matrimoniu xoven, él na rodiada los cuarenta, ella más xoven. Tienen con ellos a la fía, de poco más de dos años, camina un daqué insegura y entama a falar. Estráñome de la so presencia y contesten: "siempre fue asina, siempre subieren colos pas". El sol ta llegando a la raxón, nin una ñube. Nel vellar, cabritines y los aperios pa la lleche les cabres, que se ven tresallá, lloñe, y preparar el quesu que van subir más tarde a la cueva. Nun digo nada, pienso nel final de septiembre, en cuando la ñeña creza un migayín más y tenga que dir a la escuela: esa flor de veranu, esa Arcadia familiar feliz, yá nun va tenelo tan fácil y van entamar les contradicciones. Cuelo deseando-yos que la felicidá-yos dure lo máximo posible.

Tolos veranos me traen munches flores d’otra triba, les de la emoción histórica. Col veranu lleguen les campañes d’escavación nos yacimientos arqueolóxicos, y, según ónde sean, vamos viendo apaecer, embaxo la yerba o embaxo l’asfaltu, les muralles coles que s’amparaben los nuestros antepasaos frente a los moros, frente a los xermanos, frente a otros pueblos neolíticos; les sos cases cuadraes, les sos cabañes redondes; daqué moneda, daqué trozu de cerámica que sirvió de platu o de vasu; dalguna punta de llanza. Delles d’eses actuaciones son nada más que de llimpieza y adecentamientu, como la de la subida al Picu’l Castru, en Caravia, qu’escavara’l folklorista Aurelio de Llano en 1917 y 1918 y qu’agora va poder visitase con comodidá; la mayoría son continuidá d’otres anteriores (nunca s’estrinca, en realidá, un yacimientu), tala la de Lucus Asturum, Llugo de Llanera, a la búsqueda de lo que s’intuía d’una villa romana, por solo poner un exemplu.

Y, a vegaes, salta la sorpresa absoluta. Asina n’Atapuerca apaez parte de la cara d’un européu (o más estrictamente, dende’l puntu de vista actual, español) de 1,4 millones d’años, un homínidu del qu’entovía nun se pue precisar la especie; pero que, en tou casu, vien poner en cuestión lo qu’hasta agora teníamos por verdá absoluta en materia de poblaciones y époques nel continente européu, y que, además, como en tantes otres "ciencies", vien ponenos una inyección d’humildá, la consciencia de que "ignoramus et ignorabimus".

El veranu trae tamién otres flores, estes abegoses, de llutu y llantu: la muerte frecuente de xente del campu que dexa la vida n’accidente llevando’l tractor o manexando maquinaria; neños, incluso, que son víctimes ocasionales d’eses máquines. La dificultá del terrenu de les comunidaes norteñes, la priesa, acasu, por acabar les xeres en tiempu, la soledá de los trabayadores, el volumen y la potencia de la maquinaria que sirve p’allixerar faenes pa les que yá casi nun hai manes, son la causa d’esos accidentes que nos sorprenden a toos y que nos provoquen el recuerdu d’aquel "Et in Arcadia ego", del cuadru de Poussin.

Nun quiero finar l’artículu ensin un recuerdu d’agradecimientu pa don José Luis Pérez de Castro, pol so llabor continuu, esitosu y fecundu na investigación, atropamientu y publicación de la nuestra cultura. Xenerosu, siempre, además, al igual que la so fía Ramona de Castro, pa colos investigadores que-yos pedíen ayuda. Va perdurar na memoria de la investigación asturiana y asturianista.

Compartir el artículo

stats