Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Los 50 de Letizia

No dude Letizia Ortiz Rocasolano que más tarde o más temprano los ciudadanos de este país la tratarán como a una reina. Por mucho que la detesten los republicanos más recalcitrantes y le den tratamiento de rancia, la soberana cumple la barrera de los cincuenta en evidente lozanía, como nenúfar que se mantiene firme en el proceloso estanque donde algunos quieren ahogar todo asomo de flor de lis.

Ya no hay princesas ni reyes de cuentos de hadas en el teatrillo de un planeta que se recalienta a base de malos humos y cañonazos y que paga a precio de oro pasar de lo sólido al estado gaseoso. Tampoco canapés de perdiz con espuma de pitiminí de esos que antaño medían la felicidad de las Casas Irreales cuando recibían huéspedes de besamanos. En una época en que la Corona padece de frecuentes ataques a su fortaleza coronaria que apuntan al corazón de su supervivencia, nada se antoja más real en el ámbito de la Realeza que una reina plebeya, sometida permanentemente al escrutinio visceral de los augures del papel cuché que analizan usos y costumbres a la luz de los higadillos del pollo en pepitoria que se sirve de sobremesa en la caja tonta, en el horario en que la tontuna se convierte en imbecilidad.

Periodismo, bien lo sabe Letizia por deformación profesional, es contarle a la gente lo que le pasa a la gente. Ocurre que en este país la gente quiere saber a todas horas qué le pasa a su Reina. Por qué está tan flaca o parece altiva, encastillada en torres de marfil. Muchos desconocen que portar la Corona es saberse “influencer” de las nobles causas, no ser protagonista involuntaria de un «reality» sin cámaras.

Y, qué leches: que navegue a toda vela fluido carmesí por un sistema circulatorio azul añil en vasos sanguíneos de cristal de Murano se antoja un sano reconstituyente para una dinastía con lejanos achaques de hemofilia. O sea, que muchas felicidades y bienvenida a la cincuentena.

Compartir el artículo

stats