Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Un día más na oficina

La nueva normalidá

–¿Perdona?

–Na, eso, qu’un día más na oficina.

–¿Qué ye, Josicarlos, quies decime algo?

–Non. ¿Y tu a mi?

–Non, ¿por?

–¿Qué tal el sábadu, ho?

–Bueno, pela mañana taba frescuco y de tarde abrió.

–Abrió, eh. ¿Y salistis a caminar perhí, ho?

–Una rutina, sí.

–Ah. Pa eso lo meyor ye bastón.

–¿Qué, ho?

–Vas poco a poco, apóyasti en Bastón, coloca Borja la bola y ¡¡¡gooooool!!!

–¿Ya tamos, Josicarlos? ¿Ya tamos, ho?

–¿Por?

–Bastante tengo con venir a trabayar a Uviéu, aparcar en zona azul y…

–Ai, amigu, un día más na oficina. ¿Qué quies que te diga?

–¡Pero si nun jugasteis un pijo, chaval!

–Una parte pa cada unu.

–Sí, ho. Nosotros pusimos el fútbol y vosotros…

–¿Fútbol? Nin que fuerais el Ajax de Cruyff, Avelino.

–Pa jugar mejor que vosotros…

–Los derbis nun se jueguen, gánense.

–Ganar sin tirar a puerta, manda cojones.

–Más ventajes…

–¿Qué, ho?

–Chico, yá nun sabemos qué facer.

–¿Eh?

–Pa perder un derbi, Avelino. Bueno, o que puntuéis…

–Nun me busques, Josicarlos.

–¿Qué?

–¡Que nun me busques, eh!

–Non, Velinín, non, si yo solo vini buscar l’archivador.

–Tu lo que vinisti ye a tocame los coj...

–¿Y cuando me los tocabes tu a mi?

–¿Yo?

–Ah, que ya nin t’alcuerdes. Bueno, nin yo. ¡Jojojo!

–Yá valió de cachondeo, faltosu.

–Tienes razón. Nel fondo ye tan aburrío…

–¿El qué, ho?

–Ganavos siempre, tío. Cada derbi, cada partíu…

–El del sábadu nun lu ganasteis, Jose.

–¿Cómo ye, ho?

–Perdímoslu nosotros, Josín. El penalti...

–¿Qué ye, que nun foi penalti?

–Que sí, coño, pero foi un regalu. Un tiru nel pie.

–Anda, anda, tais guapos.

–¿Qué ye, que lo merecistis?

–Ai, amigu, na rula…

–Anda, garra l’archivador esi y tira p’allá.

–Pero nun te mosquees, ho. Nun pasa na.

–Ya, ya.

–Esto ye tradicional, como la Semanona o la Navidá...

–Anda, pírate col archivador y nun te quiero ver hasta la hora del pinchu.

–Vale. Pero’l pinchu lu pagues tu.

–Qué remediu. ¡Hai que tragavos! ¡Qué galbana los clásicos...!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats