Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

¿Ha terminado el procés?

No es fácil que esta cuestión importe tanto como debería en los próximos procesos electorales. Tampoco que, incluso si pasara al primer plano que le corresponde, se responda de modo afirmativo, pues no conviene a nadie, salvo al Gobierno (digo Gobierno, ni siquiera PSOE). No conviene al catalanismo separatista, porque lo deslegitima, pero tampoco a la derecha española y la retaguardia veterana del PSOE que está al acecho, pues su cantinela es que tantas concesiones no han servido de nada. Y sin embargo es evidente que aunque habrá separatismo para rato el procés iniciado hace algo más de una década, cuya premisa era la unidad transversal de todos los soberanistas con el apoyo multitudinario de la calle, ha pasado a mejor vida. La tragedia de Sánchez es que no tiene tiempo ni medios para que el elector aprecie, entre sus errores varios, ese claro acierto de su estrategia divisiva.

Compartir el artículo

stats