Opinión | Parando en Villalpando

Luces de la ciudad

Gente entre bombillas

Parando en Villalpando: luces de ciudad

Parando en Villalpando: luces de ciudad / Pablo García

–¿Visti qué guapo, cari? Y nun queríes salir…

–¡Pfff! Tou llenu de xente, detrás de les bombilles como oveyes…

–¡La lluz mata los vampiros, Balbino!

–Yá. Y el recibu a los humanos.

–¿Qué dices, ho?

–Qu’esto lo pagamos toos.

–Yá tamos…

–Sí, chiflando.

–¿Qué?

–Que tamos chiflando, Mari. Esto se nos va de les manos.

–¡Pos ta bien guapo! ¡Y la xente encantao!

–Porque tamos como oveyes.

–Yá salió’l llistu…

–¿Sabíes que l’escesu de lluz artificial perxudica a un gran númberu d’animales nocturnos?

–¿Qué lo dices pol mio sobrín?

–Non, Mari, el 30% de los vertebraos y el 60% de los invertebraos son nocherniegos. Y con esta contaminación llumínica…

–¡Ai, fíu, como te gusta poner pegues a tou!

–¿Qué ye, qu’a ti te da igual l’aumentu del consumu enerxéticu y andar fadiando a la biodiversidá?

–Yo quiero dar un paseín pel centru y mirar el pantalonín de pana pa la cría…

–Yá, Mari. Pero a mi tanta lucecina yá me ta poniendo de mala hostia.

–¡Menudu Grinch tas fechu!

–¿Yo?

–Sí, Balbino, qué raru yes. ¡Yes más raru que ver a los mormones de 3 en 3!

–¿Pero a ti paezte normal esta llocura llumínica, ho?

–A ver, qu’esto tampoco ye Vigo.

–Da-yos tiempu, ¿oíste?

–Ai, calla, ho.

–Los alcaldes tan en plenu derbi de guirlandes, arbolinos, estrellonas y la de mi madre. ¡Esto ye un nun parar!

–¿Y a ti qué más te da?

–Tanto cuentu cola Transición Ecolóxica y…

–Ai, Balbino, nun sías pesadín.

–Claro, Mari, solo pienses en ti.

–¿En mí?

–Sí, Mari, sí. ¿Y les especies silvestres que viven nes ciudaes? Ye bien cómodu andar perhí xingando ecosistemes…

–Solo quería sacate un poco de casa y mercar el pantalón de pana de la guaja.

–¿Quies crees qu’a mi tanta lucecina yá me ta alteriando’l mio reló biolóxicu?

–Ai, Balbino, por favor…

–Duermo mal, como peor, faigo mal la dixestión…

–¿Por estes lluces, ho?

–Y los villancicos, Mari. La contaminación acústico y llumínico afecta al suañu, la regulación hormonal y la capacidá d’orientación de los Alvia y de les aves.

–¡Anda, calla, y dexa de dame la tabarra!

–Hai qu’amenorgar el consumu de lluz n’espacios públicos, Mari.

–Pesadín yes, fíu. Esto nun ye Vigo.

–Da-yos tiempu, ¿oíste? Tu da-yos tiempu.

www.maxirodriguez.net