Opinión

Anuncios preelectorales

Los descuentos en el cine para viejitos

Una anda con un despiste tremendo, así que, cuando el martes se acercó al cine dispuesta a enseñar su carnet de mayorcísima de edad para ver "Los que se quedan", se llevó un chasco al enterarse de que los dos euros para viejitos habían caducado en cuanto pasaron los vapores de las elecciones. Pues, anda, ¡qué poco ha durado! Y sobre todo, ¡qué poca publicidad, que para anunciarlo se valieron de todas las televisiones y ahora me tengo que enterar a la hora de pagar! Asentía la amable cajera, pero de nada sirvió, lo mismo que ahora nada le importa a Sánchez que la Junta Electoral Central le abra expediente por sus anuncios electoralistas en plena campaña gallega, ya saben, inversiones y esas menudencias.

En un alarde de inocencia, considera la Junta Electoral que la persona denunciada debería conocer la relevancia del deber de neutralidad inherente a la altísima autoridad que ostenta y que debe mantener especialmente durante el proceso electoral, sobre todo porque ya ha sido sancionado hasta en dos ocasiones por hechos parecidos, y a una le entra la risa floja.

Cumple el citado organismo con su deber, aunque sea un misterio para qué sirve tan clara amonestación, pues al presidente le importa un pito lo que le afeen siempre que consiga su objetivo. En las elecciones generales lo logró, así que, aunque no ganó, pudo gobernar, o lo que sea que está haciendo, y en las elecciones gallegas por lo visto se conforma con que ganen los nacionalistas y les necesiten para formar gobierno y a eso está dedicando todos sus esfuerzos por ver si echan al PP por fin del gobierno gallego, que ya saben que todo está bien para él mientras no gobierne la derecha.

El problema en las campañas no es tanto lo que se promete como lo que se calla uno. Que si claramente hubiera explicado el hombre hasta qué punto era capaz de desdecirse con tal de conservar el poder, tal vez el resultado hubiera sido otro. Por lo menos, el líder de Democracia Ourensana tiene el valor de aclararlo antes de las votaciones: ¡Pactaremos con el diablo! Signifique lo que signifique.