29 de marzo de 2013
29.03.2013

Vecinos y turistas critican el mal estado de la carretera que une Piloña y Colunga

Los visitantes que transitan por la zona estos días tildan de «tercermundista» los constantes problemas en el firme

29.03.2013 | 00:00
Aspecto que presenta la AS-258 en las proximidades de la localidad piloñesa de Pintueles.

Pintueles (Piloña),


Lucas BLANCO


«Indigna de un país desarrollado». Así califican varios visitantes del concejo de Piloña la carretera AS-258 que une el concejo con el vecino de Colunga y que estos días supone uno de los principales hilos de comunicación para los turistas que aprovechan los días festivos para conocer la comarca oriental. Cometido este que, en ocasiones, llega a ser incómodo debido a los omnipresentes baches.


Los lugareños aseguran que el firme no ha sido objeto de una reparación integral desde hace décadas y creen que los bacheos realizados con cierta periodicidad en la zona, más que arreglar la situación, contribuyen a hacer aún más irregular el firme. «Lo hecho hasta ahora son parches que no sirven para nada», señala el piloñés Fernando Rosales, que utiliza prácticamente a diario esta carretera de titularidad autonómica para desplazarse hasta Pintueles, una de las zonas donde presenta peor estado.


Sin embargo, lo que más preocupa a los habitantes es la imagen transmitida a las personas que deciden pasar sus vacaciones en las numerosas casas rurales de la zona, entre los que no tardaron ayer en aparecer las críticas. «Esta carretera parece más de un país tercermundista que otra cosa», señalaba un turista pontevedrés que pasa estos días en Pintueles y que dijo no entender tal abandono. «Resulta chocante que este entorno tan bonito tenga unas comunicaciones tan mal cuidadas», añadió.


En la misma línea se manifestaba un madrileño asiduo del lugar desde hace varias décadas, que aseguraba haber sido testigo del desgaste de la carretera sin que nadie tomase cartas en el asunto para resolverlo. «Los políticos saben que la carretera es bastante transitada sobre todo en época de vacaciones, pero no hacen nada por mejorarla», declara el turista que además no considera excusa válida la crisis, pues «en época de vacas gordas tampoco hicieron nada».


Ante tal situación, los vecinos llevan tiempo planteando movilizaciones para pedir una solución definitiva que permita acondicionar una de las principales salidas hacia el mar del concejo junto a la carretera AS-255 que conecta Infiesto con Villaviciosa a través del municipio de Cabranes. Una propuesta que incluiría también la reparación de los tramos de este vial en Colunga, cuyo proyecto de reparación entre la villa y Libardón ya fue planteado por el Ayuntamiento colungués en el año 2009 y exigido el verano pasado por el alcalde, Rogelio Pando, a la consejera de Fomento Belén Fernández.


Una exigencia que también se ha defendido, aunque tímidamente, desde un Consistorio piloñés que no lo tiene fácil para priorizar a la hora de pedir el adecentamiento de unas vías de comunicación que son uno de los principales puntos débiles del municipio. Ejemplo de ello son por ejemplo la carretera que une Infiesto con Campo de Caso y otras carreteras que conectan la capital del concejo con localidades como San Román o Valle, también en calamitoso estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook