Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los productores asturianos de los Beyos plantean que León renuncie a la IGP

Los fabricantes asturianos afirman que Oseja de Sajambre no elabora el queso y su salida agilizaría la obtención del distintivo de calidad

La Asociación para la promoción del queso de Los Beyos culpó ayer al Ministerio de Agricultura de los continuos retrasos en el etiquetado del producto con la Indicación Geográfica Protegida (IGP) aprobada por Bruselas a principios del pasado año, pues aseguran que llevan siete meses esperando por una respuesta de Madrid a sus propuestas para regular y certificar la producción.

El presidente del colectivo, Marino González, considera que el problema radica en que actualmente son sólo tres queserías de Amieva las que cuentan con producción, pero el hecho de que la IGP sea compartida con el concejo de Ponga y el leonés de Oseja de Sajambre complica las gestiones. "Al formar parte varias comunidades la normativa de referencia es la estatal en vez de la autonómica y esa normativa exige un coste para la certificación del producto que no se puede asumir", apunta.

Si bien el pasado año los fabricantes contaron con una partida para afrontar la regularización y certificación de los quesos a través de una empresa asturiana, finalmente esto no pudo llevarse a cabo porque dicha compañía no contaba con la homologación a nivel nacional. Esto provocó que se recurriera a otras empresas homologadas, cuyas ofertas económicas se salían de presupuesto.

"En la situación actual es inviable recurrir a estas empresas salvo que el Ministerio de Agricultura colabore económicamente, pero de momento sólo sabemos que llevamos siete meses esperando por su respuesta", explica el representante de los productores.

De todos modos, los fabricantes asturianos del concejo de Amieva ya han planteado algunas alternativas para tratar de superar este escollo. Teniendo en cuenta de que actualmente no existe producción de este queso por parte de los fabricantes de Oseja de Sajambre, plantean la posibilidad de que Castilla y León renuncie a la distinción para favorecer una regulación autonómica. "Abarataría y facilitaría mucho las cosas tanto a los productores en activo como a la propia administración", apunta González.

De todos modos, aseguran que esta propuesta sólo es posible con el apoyo de la administración, del cual dudan. "Somos pocos votos y no les preocupa", señalan. Aunque apuntan que no se trataría de una solución radical. "Sería una solución reversible en caso de que alguna quesería de Oseja se animase a retomar la fabricación de este tipo de queso", puntualiza el colectivo de promoción del producto.

Compartir el artículo

stats