01 de abril de 2015
01.04.2015

Alivio y alegría por la reapertura anticipada de la nacional 634 a su paso por Arobes

Los vecinos piden que se mejoren las carreteras por donde discurrieron los desvíos, deterioradas por el intenso tráfico

01.04.2015 | 02:15

"Gran alivio y mucha alegría" es lo que experimentó Kelly Collía al ver que ayer se reabría la nacional 634, cerrada a su paso por Sotu Dueñes y Arobes desde el 7 de febrero por un argayo. Esta parraguesa de 21 años fue una de las primeras en estrenar el paso alternativo con semáforos que regularán el tráfico hasta que se construya un falso túnel antidesprendimientos, previsiblemente antes de que acabe junio. "Estudié en el instituto de Infiesto y tengo a mis amigos allí. Llevo mes y medio sin verlos porque me daba miedo circular por los desvíos de Cuadroveña y Llames de Parres, que son muy estrechos. Me vino de lujo que adelantaran un día la apertura", explicó. Su sentir era compartido por una amplia mayoría vecinos pero también por los conductores de autobuses y camiones pesados, que durante los 53 días que la vía permaneció cortada al tráfico tuvieron que rodear por la autovía del Cantábrico (A-8) al tener el acceso vetado por los desvíos.

"No sabía nada de que abrían hoy. Cuando vine por la mañana no estaba señalizado pero me han alegrado el día con la noticia", explicó el ovetense Sergio Riesco, que reparte pan congelado desde Lieres hasta Cangas de Onís. "No me lo puedo ni creer porque tenía entendido que hasta verano no abrían. Es un alivio porque perdía más de media hora a causa del corte y tenía el temor al día de que no llegar a tiempo a los comercios y encontrármelos cerrados", apunta.

El optimismo reinaba ayer entre los comerciantes parragueses, que temían una menor afluencia de gente en Semana Santa a causa del corte de la N-634. "Ya se ven más turistas en la calle y se nota el ambientillo", afirmó Ana Suárez, presidenta de la Asociación de Profesionales del Comercio de Arriondas, que calificó la noticia de la apertura anticipada de "maravillosa". "Espero que no haya muchos atascos y si los hay que paren en Arriondas a descansar", bromeó.

En la misma línea se expresó José Ramón González, natural de Prunales, localidad por donde discurría uno de los desvíos. "Ahora resido en Arriondas pero sigo teniendo huertín en Prunales y para llegar a la finca tenía que dar un rodeo bien curioso así que es un alivio grande que reabran la vía", contó.

Otros, como el vecino de Llames de Parres Luis Laria, expresaron su deseo de que "algún responsable arregle la carretera porque quedó hecha un desastre con tanto tráfico". Laria celebra poder retomar sus paseos a Priaes, que canceló hace mes y medio por temor a ser atropellado y ve con buenos ojos la construcción de un falso túnel en la zona.

Menos optimista se mostraban algunos en el chigre, donde la reapertura de la N-634 es el principal tema de conversación. "El túnel es sólo un parche. El verdadero problema son las filtraciones de agua y mientras no se acabe con esos regueros seguirán produciéndose argayos desde Sotu Dueñes a Ozanes", reflexionaron algunos. Por su parte, tanto el Delegado de Gobierno, Gabino de Lorenzo como el alcalde parragués, Marcos Gutiérrez, celebraron la reapertura de la N-634 en una fecha tan señalada como es Semana Santa y se comprometieron a dialogar para acondicionar las carreteras de los desvíos, a la par que agradecieron la disposición de los vecinos de las zonas afectadas que aguantaron la situación "estoicamente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook