Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Montes: "El vendaje neuromuscular debe colocarlo siempre un profesional"

El fisioterapeuta advierte que hay que tener conocimientos de anatomía en la "kinesiotape" porque de lo contrario la lesión puede empeorar

Pedro Montes coloca un vendaje de la técnica "kinesiotape" a un paciente en su clínica de Arriondas. MARIOLA MENÉNDEZ

Llevar tiras de colores en el cuerpo para curar una lesión ya no es nada raro. Es de lo más habitual. Fueron deportistas famosos como David Beckam quienes sorprendieron hace unos años con la "kinesiotape" o vendaje neuromuscular y ahora es una técnica que se utiliza bastante como complemento terapéutico y en caso de lesiones deportivas, indica el fisioterapeuta parragués Pedro Montes Martínez.

Advierte de que "aunque es una técnica sencilla, necesita un protocolo de colocación una vez que se haya realizado un buen diagnóstico". Pues en función de la patología que sufra el paciente, "se da más o menos tensión a las tiras, por lo que hay que tener conocimientos de anatomía". Así que ojo con usar por cuenta propia este vendaje neuromuscular -los comercializan incluso en supermercados con un cd explicativo- porque si no se tiene la preparación adecuada y se coloca de forma incorrecta, puede ser perjudicial y empeorar la lesión. "Cambiamos la tensión y la dirección en función de lo que queramos tratar", insiste el experto. Por ejemplo, para los tendones, la tensión es entre el 50% y el 75%, mientras que para un drenaje linfático es del 10% y como máximo del 25%.

Pedro Montes explica que las principales indicaciones de este vendaje neuromuscular, que inventó el médico japonés Kenzo Kase en los años 70, son tratar lesiones musculares, articulares, tendinosas, ligamentosas, neurológicas, así como inflamaciones o linfedemas. Hay casos, como el derrame en una rotura fibrilar, en los que ayuda a que drene primero. Pero insiste en que debe colocar el vendaje un profesional porque, por ejemplo, cuando se trata de un músculo, si se quiere que éste trabaje, hay que empezar a colocar la tira en su inicio, pero si, por el contrario, lo que se persigue es que esté relajado, se pone en la inserción del músculo. "Con lo cual, hay que tener conocimientos de anatomía", recalca.

Las formas en las que se ubiquen las tiras del vendaje va en función de la patología que se esté tratando. También hay diferencias a la hora de utilizar un color u otro. El fisioterapeuta parragués argumenta que la elección se basa en la cromoterapia. Como el rojo absorbe más luz, incrementa la temperatura de la piel que queda bajo la tira. Por el contrario, con el azul, que es un color más tenue, la temperatura es menor. Aunque ésta es la teoría, ya que Pedro Montes cree que "los colores no influyen". Al llevarse bajo la ropa no reciben luz como para que se noten estas diferencias.

Montes reconoce que esta técnica la utiliza bastante como complemento y en caso de lesiones deportivas. En los casos en los que "más beneficio" producen es cuando "hay algún tipo de inflamación, para eso ayuda muchísimo". Parte del éxito de la "kinesiotape" está en que "es fácil de llevar y es un buen complemento con otro vendaje o un masaje". Suelen llevarse aproximadamente entre tres y cinco días. Una de las características de estas vendas es que son 100% algodón y son transpirables. "Llevan un pegamento especial, que es resistente al agua y al sudor, por eso las llevan tanto los deportistas. Se pueden mojar", indica. Es habitual que quienes practican fútbol, atletismo, ciclismo o natación recurran a la "kinesiotape" para curar sus lesiones.

Compartir el artículo

stats