08 de septiembre de 2020
08.09.2020
La Nueva España

Llanes reclama justicia por la muerte en un accidente de tráfico de Bernard Marcos

Los reunidos exigen responsabilidades ante la sospecha, que investiga la Guardia Civil, de que el piloto del otro vehículo no tuviese permisos para conducir e hiciese una maniobra ilegal

08.09.2020 | 13:54
Llanes reclama justicia por la muerte en un accidente de tráfico de Bernard Marcos
Llanes reclama justicia por la muerte en un accidente de tráfico de Bernard Marcos

Unas 400 personas se concentraron hoy frente al Ayuntamiento de Llanes para reclamar justicia por la muerte de Bernard Marcos, fallecido en accidente de tráfico el pasado viernes en la colisión de dos vehículos en el tramo que une las localidades de Quintana y Balmori. Los reunidos, entre los que se encontraban representantes de clubes de moteros, exigieron responsabilidades ante la sospecha, investigada por la Guardia Civil, de que el piloto del otro vehículo no tenía vigentes los permisos necesarios para circular y de que provocara el choque con una maniobra ilegal. Tras la intervención del padre de Bernard Marcos, que agradeció el apoyo, se guardó un estremecedor minuto de silencio al que siguió una sentida ovación.

Un suceso que conmocionó Llanes

La carretera, que tanto amaba, se llevó por delante la vida del reconocido mecánico llanisco de 45 años Bernard Marcos en una colisión frontal entre dos vehículos a la entrada de la localidad de Balmori (Llanes). Además del fallecimiento, el accidente se saldó con otros cuatro heridos, dos de ellos muy graves que, al cierre de esta edición, se encontraban en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Estos dos afectados, el copiloto del coche en el que viajaba el mecánico y el conductor del segundo turismo, fueron trasladados en un primer momento al Hospital Comarcal del Oriente (HOA) y posteriormente derivados al HUCA. El fallecido era un hombre muy querido y admirado por sus vecinos de Posada, donde tenía su taller, y de Barro, de donde era natural, y muy conocido y apreciado en toda la comarca oriental. Era un hombre "excepcional", "divertido", "generoso" y "bueno", como lo definían todos los que le conocían, que deja viuda y dos hijos, de 20 y 14 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído