Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios de Cabrales auguran que habrá “caos circulatorio” en Pandébano

El sector turístico critica la regulación ideada por la Administración, lamenta no haber sido consultado y ve insuficientes las plazas de parking previstas

Un hombre caminando ayer por una acera de Arenas en el cruce que conduce a Poncebos, mientras la Guardia Civil controla el tráfico. | E. S. R.

Las nuevas medidas anunciadas para regular el acceso a Pandébano, en Cabrales, no resolverán el caos circulatorio porque no son lo suficiente ambiciosas. Lo augura el presidente de la Asociación Cabraliega de Turismo, Sami W Hammoudeh García, que cree que el plan para reordenar el tráfico anunciado la semana pasada por el parque nacional de los Picos de Europa y el Ayuntamiento de Cabrales es “un parche” y creará “un embudo, como se ha creado en Poncebos”, donde la escasez de infraestructuras no impide que los coches se agolpen en los arcenes con los consecuentes atascos.

“Según han dicho, en Pandébano se llegaron a contar el año pasado hasta 500 coches y ahora van a delimitar 60 plazas, ¿dónde vamos a meter a los 440 que restan si no se van a crear más aparcamientos?”, se pregunta el empresario. Hay muchas lagunas en el plan, el primero para este punto del espacio protegido que el pasado año fue uno de los más castigados por la llegada de vehículos y la falta de ordenación. “Está claro que hay que tomar medidas, son necesarias, pero las que se han anunciado no sirven”, lamenta Hammoudeh. Desde el Collado Pandébano se accede a los refugios de la Terenosa y Jou de Cabrones y a la Vega y al propio Picu Urriellu, “la afluencia es cada vez mayor y si sólo prevén crear unas decenas de plazas, ¿tienen previsto poner algún sistema de lanzadera desde los pueblos cercanos o en qué van a subir los visitantes?”, se plantea. “¿Cómo van a garantizar el buen funcionamiento del trabajo de los ganaderos, tendrán dónde dejar sus vehículos? ¿Y los guías locales que lleguen con grupos, cómo podrán acceder, tendrán que jugársela a ver si hay suerte y tienen sitio?”, cuestiona.

Los empresarios cabraliegos se plantean un puñado de dudas que nadie les resuelve. Y afean además tener que enterarse cuando los planes ya están dispuestos por las instituciones. “Conocimos esta especie de regulación cuando ya estaba hecho el folleto, no nos han dejado participar en nada, no tienen en cuenta al tejido empresarial que es en que acoge al turista y el que tiene que poner la cara cuando las cosas salen mal. Somos nosotros quienes les informamos de cómo acceder a un sitio y a otro, si hay transporte, si no lo hay… pero resulta que ni tan siquiera han tenido a bien informarnos. Estamos dañando la imagen de Cabrales como el destino de referencia en turismo de naturaleza que podríamos ser”, afea.

Compartir el artículo

stats