Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivencias riosellanas en idioma galés

Cathi McGill, que se enamoró de Asturias durante un viaje en 2001 y se fue a vivir a Cuerres, ha escrito un libro en su lengua natal sobre la región

Cathi McGill, en su huerta de Cuerres (Ribadesella), con un ejemplar de su libro sobre Asturias. | María Villoria

Cathi McGill, en su huerta de Cuerres (Ribadesella), con un ejemplar de su libro sobre Asturias. | María Villoria

Hubo un momento en el que el mundo, en su sentido más amplio, era el juguete de Cathi McGill para escribir. Su trabajo como productora de informativos de la cadena BBC, primero en Gales y luego en Londres, le hacía estar al día de la información mundial. El destino quiso que un viaje a Asturias en 2001, para hacer rutas por los Picos de Europa, cambiara su vida para siempre. Desde la localidad riosellana de Cuerres modificó la amplitud del espacio informativo y, ahora, su escritura, más local, le ha hecho publicar un libro sobre sus vivencias en su tierra de acogida. Su título es “Sombrero de paja con katiuskas”. Para ella define a la perfección lo que es el trabajo en la huerta en Asturias. Está escrito en galés, pero todo su contenido versa sobre Asturias. “Tenía un cargo interesante. Antes el mundo era mi juguete para escribir y, ahora, lo es el kilómetro cuadrado”, asegura.

En aquel viaje de 2001, el mal tiempo hizo desistir a Cathi y a su marido, Gaeron, de la idea de adentrarse en la montaña y, como alternativa, se fueron a la costa. Llegaron a Ribadesella y encontraron “el paraíso”.

Desde entonces han estado compaginando dos vidas, en Caerdydd (Gales) y en Cuerres donde se compraron una casa en 2002 y se integraron entre los vecinos. “Al volver de aquel viaje empezamos a pensar en comprarnos una casa aquí. Nunca nos había ocurrido con ningún otro lugar”, comenta.

Cathi es una buena conversadora, domina el español, a pesar de que no conocía el idioma cuando llegó. Se aplicó mucho, escuchaba a los vecinos con atención, “como un bebé”, y reforzó su castellano con clases para conocer la gramática.

“No tuve problemas para hablar, pero entendí que para hacer frente a la burocracia, debía aprender a escribir bien”. Tiene un gran sentido del humor y sabe bromear. En su estresante trabajo anterior escribía noticias de treinta segundos o un minuto, como máximo, pero hace un tiempo por fin se decidió a escribir su primer libro, de momento en galés, pero inspirado en su vida en el Principado.

Reconoce que le imponía respeto la idea de escribir un libro entero y por eso lo dividió en capítulos, cada uno bajo el nombre de un mes, con la denominación que tienen los meses del año en la lengua de su tierra.

Cuenta cosas sobre su experiencia en la huerta que tiene en Cuerres donde cultiva, maíz dulce, limones, espárragos, patatas, tomates y muchas cosas más. “Sombrero de paja con katiuskas”, habla del pueblo, de los vecinos, de cómo se integró el matrimonio en la comunidad y con los otros pueblos de alrededor, del río y de la playa. Y también sobre Asturias en términos más generales, pero siempre con relación a lo que pasa en su entorno más cercano. “Pongo todo en su contexto. Tenemos un gran respeto por la naturaleza”, comenta.

El libro se editó en Gales y allí está a la venta en las librerías. La publicación incluye recetas asturianas, sitios para visitar, y fotografías e ilustraciones. Se lo editaron durante la pandemia. “Conocí a mi editor cuando fuimos a recoger el libro”, comentó.

Ya tiene hecha una traducción al castellano, pero aún no la ha editado. “Fue interesante la traducción, porque es otra forma de pensar. No es una traducción palabra por palabra”, comenta la periodista, ya jubilada.

Cathi es una enamorada de la gastronomía asturiana. Le gusta la cocina y elabora muchos productos con los productos que cultiva, desde salsa de tomate, hasta dulce de membrillo e incluso aceite de nuez, que luego regala a amigos y vecinos.

El matrimonio regresará pronto a su país para visitar a la familia, pero en pocas semanas volverá a Asturias, a Cuerres, que ella define como “el lugar de mi alma”.

Compartir el artículo

stats