Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil intercepta a dos furtivos más de 17 kilos de percebe en Ribadedeva

Los dos cántabros a los que se incautó el marisco, que fue donado a una residencia de ancianos de Llanes, ocultaban la mercancía bajo el agua

La embarcación incautada cuando navegaba por la ría de Tina Mayor en dirección al puerto de Bustio. | Guardia Civil

La embarcación incautada cuando navegaba por la ría de Tina Mayor en dirección al puerto de Bustio. | Guardia Civil

La extracción furtiva de percebe en el litoral asturiano recibió un golpe que agradecieron en una residencia de ancianos de Llanes, donde fueron a parar los 17 kilos de este preciado marisco que fueron decomisados por los efectivos de Comandancia de la Guardia Civil de Gijón que han tomado declaración en calidad de investigados no detenidos a dos vecinos de Cantabria, de 63 y 40 años, como supuestos autores de un delito relativo a la protección de la flora y fauna por marisqueo ilegal en Ribadedeva.

Los hechos se produjeron el pasado lunes 26 de julio, cuando la Cofradía de Pescadores de Bustio alertó a la Guardia Civil de la presencia de dos personas pescando percebe en los acantilados de Pimiango, en el término municipal de Ribadedeva. Según ha informado el Instituto Armado, entonces se estableció un dispositivo de vigilancia en el que participó el Seprona de Panes y personal de Vigilancia Pesquera de la dirección general de Pesca del Principado de Asturias.

Una parte de los percebes incautados. | Guardia Civil

En el transcurso de este dispositivo se observó a una embarcación que navegaba por la ría de Tina Mayor, en dirección al puerto de Bustio con dos personas a bordo, cuyos movimientos “ya resultaron sospechosos”. Tras desembarcar uno de sus tripulantes, el otro fondeaba dos bultos, continuando hasta llegar al puerto.

Los agentes, sospechando que los bultos fondeados pudieran ser marisco procedente de la pesca furtiva, puesto que está en época de veda, vieron que finalmente resultaron ser dos recipientes llenos de percebes. Para poder acceder al marisco escondido, los agentes tuvieron que bucear unos 1,5 metros. De esta manera, se recuperaron 17.360 gramos de percebes, si bien se calcula que se pudieron perder en el agua otros 10 kilos más.

Compartir el artículo

stats