Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villamayor busca fórmulas para frenar la caída de población en la parroquia

La asociación El Prial presentó ayer un estudio al respecto dentro del programa "Volver al pueblo"

Los niños del colegio de Villamayor, durante las actividades que se desarrollaron por la mañana en el marco de la jornada. | R. M. V.

Atajar la despoblación que poco a poco amenaza a la zona rural es uno de los objetivos que persiguió ayer la jornada "Villamayor, un lugar para vivir", celebrada en la localidad piloñesa con diferentes actividades.

Se trata de una de las acciones del programa Volver al Pueblo que está desarrollando la Asociación El Prial dentro de un proyecto más general de la Confederación de Centros de Desarrollo Rural que se lleva a cabo en 21 puntos de España. Desde El Prial se trabaja en aspectos como la intermediación, la información, el asesoramiento y el acompañamiento para posibles nuevos pobladores, pero también en la sensibilización sobre el despoblamiento y el asesoramiento a las personas de los propios pueblos que quieran quedarse a vivir. Para ello han realizado estudios de casos de dimámica poblacional y este año se llevó a cabo sobre esta parroquia piloñesa conformada por seis pueblos "que pierde población a pasos acelerados, a pesar de tener buenos servicios y buenas comunicaciones", aseguró la presidenta de la asociación El Prial, Ana Fernández Melendreras.

Por la mañana en el colegio Julio Rodríguez Villanueva, 28 alumnos de Primaria trabajaron el "orgullo" de vivir en un pueblo y expusieron qué les gusta de sus zonas rurales y las necesidades que detectan en su entorno. Entre los datos que arroja el análisis se detecta más perdida de población que la media de Asturias. Según indicó Fernández Melendreras realizaron el informe para saber los habitantes reales de la parroquia con la colaboración vecinal.

"Casa a casa y persona a persona" se hizo el recuento de los que realmente viven y no los censados. También han estudiado la población existente de 25 a 39 años. Los datos son demoledores, se ha perdido mucha población en esta franja de edad y si hiciéramos una proyección a diez años podríamos decir que en ese grupo de edad quedarían unas 24 o 25 personas", afirmó. Destaca los motivos para quedarse: su ubicación, el centro de salud, el colegio, o el transporte público. "Se puede aprovechar toda esa infraestructura para que la gente se quede y vuelva", dijo Ana Fernández.

En 2018 arrancó "Volver al pueblo" en Piloña, pero en 2022 recibieron más financiación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y se extendió a Parres, Cangas de Onís, Onís, Amieva y Ponga.

"Poco a poco se consiguen logros, pero es difícil fijar población no solo por el empleo, también por conseguir vivienda", explica el grupo. Por la tarde se estrenó un vídeo sobre la parroquia y por la tarde se presentó a los vecinos el resultado del estudio realizado y del taller infantil.

Compartir el artículo

stats