Se acabó su huida: detenidos los dominicanos del laboratorio de drogas que se incendió en Cangas de Onís

La jueza envía a prisión a dos varones que vivían en el narcopiso, mientras que la tercera implicada, una mujer, permanece en la cárcel desde octubre

La llegada de uno de los detenidos al Juzgado de Cangas de Onís. | LNE

La llegada de uno de los detenidos al Juzgado de Cangas de Onís. | LNE / LNE

P. T.

El caso del laboratorio de droga descubierto el pasado mes de septiembre en Cangas de Onís parece resuelto. La Guardia Civil detuvo el pasado domingo en Oviedo a los dos hombres que residían en el inmueble de la capital canguesa, situado en pleno núcleo urbano y que funcionaba como centro de elaboración, distribución y venta de cocaína. Se trata de F. G. M., de 42 años de edad, y J. C. R., de 34, ambos de nacionalidad dominicana, que estaban huidos. Ayer fueron puestos a disposición de la jueza de Cangas de Onís, que instruye la causa y que dictó orden de prisión provisional para ambos. Ingresaron en la cárcel de Villabona a primera hora de la tarde.

Estas dos detenciones, fruto de una laboriosa investigación de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Llanes, se unen a la practicada el pasado mes de octubre a una mujer, N. J. V. M., de 25 años y natural de Colombia, quien permanece desde entonces en prisión. Era la tercera ocupante del piso en el que se descubrió el laboratorio clandestino, situado junto a uno de los parques de la localidad.

Todo se desencadenó a causa de un incendio en el narcopiso. Los primeros en intervenir en el inmueble fueron un bombero y una policía local, ambos fuera de servicio en ese momento, que se encontraban en las inmediaciones y observaron el fuego. Instaron a los tres ocupantes del piso, uno de ellos con quemaduras en un brazo, a que lo abandonaran para evitar riesgos. Eran los tres detenidos. Aunque en un primer momento se resistieron a abandonar el rellano, poco después lo hicieron. Según el relato de varios testigos, uno de ellos regresó unos minutos más tarde, entró en el piso en llamas y salió al rato envuelto en una manta. Cuando le preguntaron para qué la quería dijo que para taparse por la noche si había frío, pero de ella cayeron en ese momento restos de una sustancia que luego se comprobaría que era cocaína, lo que hizo sospechar al bombero y la policía local. A continuación, siempre según fuentes vecinales, los tres ocupantes del piso huyeron.

La intervención de personal de Bomberos, Policía local y Guardia Civil corroboró las sospechas: en el piso había una importante cantidad de droga, así como de dinero, parte de él quemado. El fuego fue extinguido en unos pocos minutos y de inmediato comenzaron las investigaciones. En el interior del piso se hallaron numerosas garrafas con distintos líquidos, habituales en las labores de manipulación de cocaína. A la vez, la Guardia Civil inició el operativo de búsqueda de los huidos, que fructificó con la detención de los tres ocupantes del piso.