Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad crea un bono mensual para poder desplegar las nuevas líneas de autobús

El plan entrará en vigor el 15 de agosto de forma provisional para evitar a los usuarios pagar por los transbordos mientras llega el billete único

Las trece nuevas líneas de transporte urbano de Oviedo, cinco ellas con conexión al HUCA, entrarán en servicio el próximo 15 de agosto. Pero lo harán con un "apaño" provisional (un abono transporte mensual de 42 euros válido sólo para Oviedo) al no ser posible para esa fecha la integración completa del municipio en el Consorcio de Transportes y el uso del billete único "por motivos técnicos". El concejal de Movilidad, Gerardo Antuña, anunció ayer la medida a este periódico, con "resignación", ante la imposibilidad de hacer coincidir en el tiempo las dos actuaciones: nuevas líneas y billete único. El empeño municipal en que todo se ejecute a la vez tiene que ver con el trazado de las nuevas líneas, muy transversal, que demanda la realización de transbordos para llegar a un destino. Así, con el abono transporte municipal, el Ayuntamiento quiere evitar al ciudadano que tenga que comprar un nuevo billete cada vez que hace un transbordo.

"La decisión está tomada. Llevamos semanas dándole vueltas y creemos que es lo mejor. No se puede retrasar más", explicó Antuña, un día después de que LA NUEVA ESPAÑA adelantase que el retraso del Plan de movilidad tenía que ver con el billete único. "Vamos a iniciar de inmediato una campaña informativa exhaustiva para dar a conocer a los ciudadanos las nuevas líneas", manifestó. "El bono mensual es una tarjeta para los transbordos y costará 42 euros, el mismo precio que tendrá el bono regional cuando entremos en el Consorcio", explicó. El edil también aclaró que seguirá habiendo billetes sencillos y bonos de diez viajes que no serán válidos para realizar un cambio de autobús.

Todo esto será "temporal" hasta que se consolide el ingreso en el Consorcio de Transportes, al que Oviedo decidió sumarse, tras años de dudas, el pasado marzo. El Ayuntamiento y el Principado se han citado a una nueva reunión el próximo miércoles para acercar posturas. Hay varios asuntos sobre la mesa. De un lado, los "problemas técnicos", que se reducen a la adquisición de las máquinas que son válidas para leer el billete único regional. En este punto, la Consejería de Fomento, en declaraciones realizadas a este periódico, explicó ayer que la pelota está sobre el tejado del Ayuntamiento: "es de entera responsabilidad municipal la adopción de medidas para adquirir las máquinas nuevas que permiten la utilización del billete único. El retraso resulta totalmente ajeno al Consorcio".

La segunda aspereza que deben limar las administraciones regional y local no tiene fácil solución, al menos a corto plazo. Gerardo Antuña explicó ayer en rueda de prensa que las nuevas líneas de autobús lo tendrán difícil para moverse por el entorno del HUCA, porque no están listos los accesos. Las obras para rematar el anillo hospitalario no concluirán hasta después del verano y el resto de los accesos (desde la AS-II) entrarán en servicio en 2016. "Es un caos de circulación porque no están los viales", dijo Antuña. Y desde Fomento respondieron que "el caos circulatorio del que habla quizás tenga que ver con la carencia de un transporte público de calidad adaptado al Hospital".

La tercera y última (de momento) tiene que ver con la entrada de los autobuses interurbanos -los que llegan a Oviedo desde otros concejos- en el HUCA. El Ayuntamiento ha hecho suya la petición de los taxistas y los quiere fuera. "Si yo mañana voy a visitar a un familiar a Cabueñes a Gijón cojo un autobús que me deja en su estación intermodal y luego un taxi, un autobús urbano o voy caminando", manifestó Antuña. Mientras, la consejera de Fomento, Belén Fernández, considera que el Principado está obligado a ofrecer transporte público a los ciudadanos de toda la región para ir al HUCA.

Compartir el artículo

stats