Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FRANCISCO JAVIER FERNÁNDEZ CONDE | Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo

"En la Edad Media Oviedo no era Aquisgrán, pero era una ciudad"

"El documento que habla de Máximo y Fromestano lo elaboran los monjes para magnificar los orígenes del monasterio"

Francisco Javier Fernández Conde, en una fotografía tomada la pasada primavera.

Francisco Javier Fernández Conde, en una fotografía tomada la pasada primavera. IRMA COLLÍN

Sobre el origen de Oviedo, Francisco Javier Fernández Conde, catedrático de Historia Medieval y profesor emérito de la Universidad de Oviedo, da algunas pistas en su libro "Estudios sobre monarquía asturiana", publicado en 2015. El medievalista cuestiona algunas de las tesis que sobre él sostienen los arqueólogos César García de Castro y Sergio Ríos en el estudio que han publicado en la revista de arqueología "Nailos" y que LA NUEVA ESPAÑA avanzó el pasado domingo. En él retrasan el nacimiento de Oviedo como ciudad hasta el siglo XII, destierran su pasado romano y echan por tierra la narración fundacional de los monjes Máximo y Fromestano. Fernández Conde recomienda no enredar todos esos asuntos en la misma maraña y, frente al malestar que haya podido causar en ciertos círculos académicos, agradece la interpretación que los arqueólogos hacen de la génesis de Ovetao, que se suma a las anteriores y, en su opinión, las enriquece. No será la última, sostiene.

-¿Qué le parece el relato de García de Castro y Ríos sobre el origen de Oviedo?

-Hay que empezar por distinguir entre romanización, origen de Oviedo y fundación de San Vicente. Mezclarlo todo genera confusión. Lo que es innegable es que había una romanización notable, yo diría bastante intensa aunque no tan fuerte como la de Gijón. Basta leer la tesis que Otilia Requejo leyó hace un años sobre la romanización de la cuenca del Nora. En el entorno de Oviedo los arqueólogos han encontrado restos romanos de bastante interés: en Paraxuga de una torre de vigilancia, en las excavaciones del Museo de Bellas Artes Sergio Ríos se topó con una fuente romana, que es de suponer que formaba parte de una mansio (un albergue para oficiales y ciudadanos romanos al pie de una calzada); en la iglesia de la Corte apareció un recipiente visigodo, capiteles romanos y trozos de mármol muy bien labrados en el entorno de San Vicente y la Cámara Santa...

-La historia de Máximo y Fromestano, ¿verdadera o falsa?

-El documento del siglo VIII llega en un texto que es una copia del siglo XII. Unos dicen que tal y como llega es interpolado -un documento original en el que se intercalan textos nuevos-. Yo estoy seguro de que se trata de un documento falso, lo elaboran los monjes cuando el monasterio de San Vicente está en pleno auge para magnificar sus orígenes y hacerlo más atractivo de cara a las donaciones. Era muy corriente hacer eso en el siglo XII, todos los monasterios tienen orígenes "maravillosos", Corias sin ir más lejos, con una voz divina hablando en sueños al capellán del fundador, Arias. La mejor forma de ensalzar San Vicente era ligándolo a la fundación de Oviedo, como aparece claramente en la copia. Según la copia, Ovetao era un despoblado: nada más lejos de la realidad.

-¿Y cuándo empieza la historia de Oviedo como ciudad?

-Depende de lo que se entienda por ciudad. Desde luego, con los romanos no es una ciudad como Hispalis; que había una fortaleza es evidente y una ciudad rudimentaria en la época de Alfonso II, también. Cuando Fruela I construyó el primer templo del Salvador en Oviedo es porque aquí había ya un núcleo de poder y si no existía el monasterio de San Vicente debía ser un poder laico. En el 812 Alfonso II creó la diócesis en Oviedo, ¿por qué no lo hizo en Pravia, donde empezó su carrera política? En la Edad Media, Oviedo no era Aquisgrán pero era una ciudad. Uno de los dos palacios de Alfonso II estaba en Santullano y en el siglo XI con Alfonso VI Oviedo ya tiene un fuero.

-Hay revuelo entre los investigadores.

-Discutir las tesis que otros formularon no es nada que deba parecer mal, al contrario: se pueden discutir las de todo el mundo. Los estudios avanzan y se trata de ir concretando entre todos. Hay que valorar muchos elementos sueltos, interpretaciones, ideologías, la formación -la mirada de los arqueólogos es distinta a los historiadores-... Yo tengo en muy alta consideración a los arqueólogos.

-¿Algún día se sabrá con certeza cómo y cuándo surgió Oviedo?

-Esa historia estará abierta e iremos completándola. Pueden aparecer nuevos restos arqueológicos, aún hay espacios sin tocar: en San Pelayo, bajo la iglesia, hay unas estructuras que quedaron al descubierto cuando la bombardearon en el 34 y que no sabemos que son, la fuente que encontró Ríos fue una sorpresa.

Compartir el artículo

stats