DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo aparca su idea de unificar servicios tras la venta del edificio Banesto

"No es prioritario y no hay alternativas para lo que buscamos", dice la edil Cristina Pontón tras esfumarse en un mes las dos opciones que barajaba

Vista nocturna del edificio Banesto de la calle Marqués de Santa Cruz.

Vista nocturna del edificio Banesto de la calle Marqués de Santa Cruz. CAROLINA DÍAZ

El tripartito da por muerta la posibilidad de acometer la unificación de los servicios municipales en un mismo edificio durante el actual mandato. La concejala de Patrimonio del Consistorio ovetense, la edil de IU Cristina Pontón, admitió ayer que desistía, tras la venta en el último mes de los dos edificios que habían tanteado para trasladar varias dependencias municipales. El revés definitivo fue la operación adelantada ayer por LA NUEVA ESPAÑA. El médico y empresario ovetense Víctor Madera acaba de comprar el edificio de la antigua sede de Banesto, en la calle Marqués de Santa Cruz. Se esfumó así la segunda y última opción que manejaba el tripartito para su centralización de servicios. El anterior intento fallido fue el de hacerse con el edificio propiedad de Liberbank en la plaza de la Catedral, que adquirió semanas atrás un grupo hotelero para usos turísticos y de ocio.

La compra del inmueble de la plaza Alfonso II truncó la intención del gobierno local de trasladar al mismo servicios como la sede de los grupos municipales y otros departamentos actualmente dispersos en diversos locales de la ciudad, así como la creación de una sala de exposiciones de titularidad municipal. "No es una prioridad para los seis meses de mandato que quedan y actualmente no hay alternativas en el mercado", admite Pontón para dar por enterrada su aspiración, salvo sorpresa de última hora. "Si saliera alguna posibilidad asequible y que se adapte a nuestras condiciones lo estudiaremos, pero no seguiremos buscando de momento", explica la concejala tras comprobar que los edificios disponibles en el centro actualmente no cumplen sus demandas. "En general, son edificios muy viejos, que requieren una grandísima inversión para acoger servicios municipales", apuntó.

Aunque no oculta que le hubiera gustado haber terminado con esta "necesidad" a lo largo de este mandato, Pontón se consuela con el hecho de que la compra por parte de particulares de ambos inmuebles pretendidos por el Ayuntamiento es una buena noticia para la economía local. "Significa que hay un repunte de la actividad inmobiliaria y eso puede ser bueno porque se genera trabajo", señala sobre la más que posible apertura de un hotel o un restaurante de lujo en el edificio de Liberbank en la plaza de la Catedral y la posibilidad de que el empresario Víctor Madera desarrolle algún negocio en Marqués de Santa Cruz.

Mientras tanto, el Ayuntamiento deberá continuar bregando con la atomización de sus servicios y el pago de diferentes alquileres que cada año suponen altos costes a las arcas municipales.

Compartir el artículo

stats