Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor sanitario de los vecinos de Ciudad Naranco: una sola pediatra para más de 1.700 niños

Los usuarios aseguran que las consultas por teléfono con la especialista en medicina infantil llegan a demorarse “hasta cuatro y cinco días”

Entrada al centro de salud de Ciudad Naranco. | F. V.

Entrada al centro de salud de Ciudad Naranco. | F. V.

Los integrantes de la asociación de vecinos Activa Ciudad Naranco han enviado un escrito dirigido a los responsables de la Consejería de Salud para exigir que se solucionen los problemas de falta de personal en el área de Pediatría del centro de salud del barrio. Miembros del colectivo vecinal, tras hacerse eco de las quejas de los usuarios, denuncian que el ambulatorio lleva más de un mes con una sola médica para atender a una población que supera los 1.700 niños. “Sabemos que no es sólo un problema de nuestro barrio y entendemos que estamos en mitad de una pandemia, pero aún así es una situación que se debe resolver ya. La carga de trabajo del personal repercute en la calidad del servicio; necesitamos profesionales que cubran las bajas para atender como es debido a los pacientes”, señala Marisa Álvarez, la presidenta de Activa Ciudad Naranco.

En condiciones normales, el centro de salud de Ciudad Naranco cuenta con dos pediatras, una de ellas a jornada completa y la otra a media jornada. Los vecinos llevan tiempo pidiendo que se aumente el número de profesionales porque Ciudad Naranco es uno de los barrios más poblados de Oviedo y piensan que el servicio no está cubierto como se debería, pero desde hace semanas la situación incluso ha empeorado. “Una de las doctoras está de baja y ni siquiera se ha cubierto la plaza. No es normal teniendo en cuenta que aquí vive mucha gente”, señala Álvarez. Los vecinos aseguran que la carga de trabajo es tan intensa que las citas telefónicas se están demorando entre cuatro y cinco días. “En el caso de las revisiones y vacunaciones, la parte de la enfermera va bien, pero cuando tiene que pasar a la pediatra hay mucho retraso. Y lo peor es que por el momento no parece que vayan a hacer nada por solucionar el problema”, añade la presidenta del colectivo vecinal.

A pesar de los trastornos que está generando la escasez de personal en el servicio de Pediatría, los usuarios del ambulatorio alaban la profesionalidad de la médica que está asumiendo todo el trabajo. “Ella intenta llamar a diario a todos los pacientes, pero es que a veces resulta imposible. Su horario de salida está fijado en las tres de la tarde y todos los días hay personas que reciben llamadas para pasar consulta más tarde de las cinco. Ella lo intenta, pero lo que se necesitan son más médicos cuanto antes”, reclama la presidenta de Activa Ciudad Naranco.

Un viejo problema

El problema de la falta de pediatras en Ciudad Naranco no es nuevo ni ha surgido con motivo de la pandemia. En ocasiones precedentes, cuando alguno de los pediatras estaba de baja, tampoco se cubrieron esos puestos. “Nos daban como alternativa que acudiésemos con los niños al hospital si no se podía esperar, pero ahora tampoco es muy recomendable andar por los hospitales con las cosas como están”, afirma Marisa Álvarez. “Todos tenemos muy claro que existen prioridades y que la pandemia nos ha cogido por sorpresa a todos. No obstante, los niños son un sector de la población que debería ser atendido de forma especial incluso en estas circunstancias. Tampoco es muy lógico que hoy te atienda un médico y mañana te atienda otro”, subraya la portavoz del colectivo vecinal Activa Ciudad Naranco.

Exigen la limpieza de una casa abandonada cerca del Loyola

Los vecinos de Ciudad Naranco exigen al Ayuntamiento que tome cartas en el asunto para solucionar los problemas que está generando en el barrio el mal estado de una casa abandonada situada en el número 30 de la calle Menéndez y Pelayo, cerca del colegio Loyola. “Llevamos años denunciando esta situación por varios medios. El estado de la casa y de la parcela es lamentable y peligroso, tanto para transeúntes como para los vecinos que viven al lado”, explica Marisa Álvarez, la presidenta de la asociación de vecinos Activa Ciudad Naranco. “En todo esta tiempo no se ha hecho nada y las cosas van de mal en peor. Hace tiempo que el cierre de hierro esta en un estado muy peligroso”, afirma Alvarez. La zona en la que está ubicada la citada parcela “es de paso para estudiantes y está justo al lado de una parada de autobuses”, denuncian los vecinos del barrio. “Es necesario que el Ayuntamiento actúe o que obligue a los propietarios a hacerlo antes de que alguien se haga daño y después haya que lamentar males mayores”, subraya Álvarez.

Compartir el artículo

stats