Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres grandes congresos sanitarios para 2023, síntoma de la resurrección del sector de los congresos en Oviedo

“El sector comienza a despegar”, admiten los empresarios, confiados en que el Mundial de Quesos de noviembre sea “un salto para la ciudad”

Aspecto que presentaba el Calatrava durante un congreso de matronas en 2018. | LNE

Aspecto que presentaba el Calatrava durante un congreso de matronas en 2018. | LNE

Un congreso de Física Médica para más de mil profesionales de todo el país; otro especializado en hematología para 2.000 invitados; y una jornada nacional de cirugía. Las tres grandes reuniones que el Palacio de Congresos acogerá en 2023 suponen, además de muchos ingresos para Oviedo, la gran esperanza para que la ciudad se convierta, a partir del próximo año en un lugar a tener en cuenta para el turismo de congresos de España. El avance de la vacunación y las campañas especiales de promoción empiezan a hacer efecto. Los empresarios sostienen que “el sector comienza a despegar” y muestran su confianza en que el World Cheese Awards, previsto en el edificio de Calatrava el próximo noviembre, suponga “un salto” para la capacidad de la capital del Principado de atraer más grandes citas.

El avance hacia la normalidad en el campo de los congresos está siendo más lento que en otros ámbitos, pues mientras para grandes eventos se están autorizando aforos de hasta 5.000 personas, de momento, el Calatrava solo puede acoger encuentros para un máximo de 300 asistentes. Sin embargo, los pronósticos dicen que esas limitaciones se verán aliviadas progresivamente y los organizadores de eventos empiezan a confirmar fechas para el año que viene, en muchos casos de citas canceladas o aplazadas. Los hay que reservan ya fechas para un 2023, un año que aparece en el horizonte como el de la posible recuperación plena del sector. Todo esto, claro, pese al temor a que la pandemia vaya a cambiar para siempre la manera de llevar a cabo este tipo de reuniones, si bien para 2022 ya podría haber una decena de congresos que sumarían más de 10.000 visitantes llegados de toda España.

Oviedo Congresos, el colectivo que aglutina a las empresas del sector que operan en Oviedo, encuentra en el buen flujo de reservar un indicio para confiar en que todo lo que está por venir mejorará en los próximos años la situación de los congresos en la ciudad. “El sector comienza a despegar, no solo hay ya reservas sino también muchas consultas”, explica Silvia Suárez, presidenta de la asociación, subrayando que a partir de ahora serán muchos los que opten por formatos mixtos. “Si bien se va a recuperar la actividad presencial, algunos incluirán la herramienta de las videollamadas en sus jornadas”, indica, reconociendo las bondades de esta posibilidad. “Esto hace posible la participación de ponentes de otros continentes sin necesidad de abordar desplazamientos costosos”, señala Suárez.

En las últimas semanas se han venido organizando ya pequeñas reuniones y seminarios. No obstante, las aspiraciones de Oviedo son más ambiciosas, pues el sector turístico y hostelero local precisa de la llegada de grandes grupos para recuperar sus niveles de actividad y generación de empleo. “Confiamos en que el World Cheese Awards de noviembre sea el primer paso para recuperar la normalidad en materia de congresos y atraer más citas de este tipo”, explica Suárez, en relación a un evento cuyas previsiones iniciales eran las de reunir a 15.000 personas en torno al Calatrava en la primera semana de noviembre. Ahora, se estima que ese impacto podría quedarse en las 6.000, aunque la situación sanitaria del momento resultará clave para saber si se cumplen o incluso se mejoran estos últimos pronósticos.

Los retos más a corto plazo pasan por retomar varios eventos importantes truncados por la pandemia. Un congreso nacional de hotelería, otro de empresas de áridos y varios eventos sanitarios conforman la cartera de encuentros enterrados sine die tras la llegada del coronavirus, para los que ya se están barajando diferentes fechas, en su mayoría para 2022, aunque todavía están lejos de cerrarse. “Dependerá de varios condicionantes, así que lo estamos llevando con cautela”, indican los organizadores de congresos, convencidos del gran potencial de recintos como el Calatrava o el Auditorio Príncipe Felipe.

Subvenciones

Desde el Ayuntamiento tratan de arrimar el hombro para impulsar la recuperación de estas actividades. Una línea de subvenciones de 200.000 euros para financiar hasta el 50% de los congresos, exenciones fiscales y la puesta a disposición de todos los servicios municipales son solo algunas de las ofertas para tratar de convencer a los promotores de grandes citas profesionales para que elijan la capital asturiana.

Ello, unido a las campañas de promoción especiales, como la desarrollada en Fitur el mes pasado, y otros encuentros especializados más pequeños, tratan de cuadrar el círculo virtuoso de un sector especialmente apetecible para la hotelería, la hostelería y el comercio local, pues suele venir acompañado de visitantes, con cierto poder adquisitivo y capacidad para gastar, además de convertirse en prescriptores de una ciudad cuya economía se sustenta básicamente en el sector servicios.

Compartir el artículo

stats