Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colas de media hora y un teléfono que no funciona en el centro de salud de Otero

La asociación vecinal exige a Sanidad que solucione ya los problemas de atención sanitaria que el barrio lleva padeciendo más de dos meses

Vecinos, ayer, esperando en el centro de salud de Otero para ser atendidos en el mostrador. | C. O

Vecinos, ayer, esperando en el centro de salud de Otero para ser atendidos en el mostrador. | C. O

“Hay dos personas en el mostrador y dicen que no dan abasto, por eso no podemos llamar a nuestros médicos”. El centro de salud de Otero lleva varios meses con problemas en su parte administrativa y desde la Asociación de Vecinos “San Lázaro-Otero”, están “hartos” de que esta situación sea la rutina diaria para acudir al médico.

Cruz Fernández Ormazábal, más conocida como Cuqui Ormazábal, es la presidenta de la Asociación y, ayer tuvo que vivir esta congestión administrativa en primera persona. “Estuve llamando por la mañana pero no me cogían el teléfono, así que me presenté allí y no me pude creer el descontrol que había”, explica. “No pedimos nada fuera de lógica, solo queremos que se nos atiendan rápido porque a veces hay situaciones que lo requieren”, añade.

Durante la espera para llegar al mostrador, Ormazábal se encontró con sus muchos de sus vecinos, desesperados por tener que esperar tanto para pedir cita médica. Una de las pacientes del centro de salud de Otero llevaba media hora en la cola, esperando por alguna solución para la dolencia de su madre, que padece de diabetes: “Está sufriendo una crisis y me dicen que no la pueden atender si no es el especialista, pero está muy mal y necesita atención ahora”.

El barrio de Otero es una zona residencial en la que, sobre todo, vive gente mayor. Estos vecinos, que necesitan una atención médica de forma mucho más asidua que otros grupos de edad, dicen sentirse “irritados” por esta falta de control con respecto a las citas médicas y la gestión por parte de la administración.

Para intentar resolver este problema, Cuqui Ormazábal se puso ayer en contacto con el Área Sanitaria IV, encargada de la gerencia y gestión de los centros de salud de la ciudad. Sin embargo, denuncia, nadie le ha dado ningún tipo de solución: “Me han dicho que tienen constancia del problema, pero como nadie mueve un dedo no hay ninguna solución, lo único que nos dicen es que si tenemos que esperar pues que esperemos y nos aguantemos”.

Desde Asociación de Vecinos “San Lázaro-Otero” explican que este problema lleva reproduciéndose de forma más o menos constante desde el mes de julio. Con las medidas protocolarias por la pandemia, los pacientes no pueden esperar dentro del edificio para pedir su cita con el médico, por lo que las colas se forman en el exterior. Esta situación era “inasumible” para los vecinos del barrio, que tenían que esperar en la calle, al sol, hasta más de cuarenta minutos, sin ni siquiera la certidumbre de que podrían ser atendidos antes de que el centro de salud cerrase.

Ormazábal lleva muchos años como presidenta de la asociación de vecinos de Otero , pero desde el inicio de la pandemia las quejas de los vecinos con este tema se han incrementado y la situación, dice, ha llegado a un punto de “hartazgo” para el vecindario: “Parece que están deseando que nos muramos los más viejos para pagar menos pensiones”.

Además, los vecinos se quejan de que la normalidad parezca llenar de nuevo el mundo más lúdico pero que en estos términos no esté cambiando nada: “¿Por qué se está volviendo a la normalidad de todo si esto sigue así? Algo falla en el sistema”, razona.

Desde la asociación vecinal, Cuqui Ormazabal quiere dejar muy claro que el problema que sufren los vecinos de Otero en su centro de salud no es “algo único”, y cuenta que saben que en otros centros médicos de la ciudad sucede lo mismo: “Tengo amigos en La Corredoria que sufren la misma situación”.

No obstante, desde la asociación vecinal quieren dejar claro que el problema es administrativo: “No nos quejamos de los médicos, ellos hacen su trabajo, el problema es la incompetencia para gestionar las citas, necesitamos una solución cuanto antes”.

Compartir el artículo

stats