Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LibrOviedo se clausura con más de 10.000 visitantes: “Es un récord”

“Maldad”, la novela de Leticia Sierra, fue un éxito en ventas, junto con la literatura infantil y “Generación 80”, de Toño Suárez

7

Así fue la clausura de LibrOviedo Irma Collín

LibrOviedo concluyó ayer su andadura de este año con el premio popular del Club de Lectores, el repaso fotográfico de Vetusta a manos de Ángel Mateo Díaz y un recital de la banda de jazz del Conservatorio, pero también lo hizo con más de 10.000 visitantes. “Es un récord”, asegura la presidenta de la asociación de libreros, Mar Prieto, que compara el recuento con el anterior a la pandemia. “La dispersión por casetas, la lluvia y Porlier no ayudaron el año pasado”, aseguran los organizadores.

Asistentes a la clausura de LibrOviedo. | Irma Collín

También consideran que la apuesta por concentrar el tiempo de presentaciones y firmas en cinco días jugó a su favor: “No interfiere con otras ferias y permite al lector asistir con mayor tranquilidad”.

La novela negra se coronó como gran triunfadora, en especial la trama de crimen adolescente de Leticia Sierra en “Maldad”, el título más vendido. Le siguió de cerca la oda del periodista Toño Suárez a la generación radiofónica de la movida astur: “Generación 80”. También el libro oficial de este año en el Museo Arqueológico de Asturias, “Ara Inscripcional de Santa María de Naranco”, resultó un éxito de público.

Maggie O’Farrell y Jesús Carrasco se coronan como autores favoritos del Club de Lectores ovetense

decoration

Como todos los años, según asegura Prieto, el género infanto-juvenil se llevó la palma. “No suele destacar un título concreto”, cuenta la presidenta. Aun así “El paseo matutino de Fli y Rey” resultó el favorito de los “pequeños” lectores. Aunque los elegidos por los “devoradores de letras”, tal como se describe a los clubes de lectura de las bibliotecas, fueron “Hamnet”, de la novelista británica Maggie O’Farrell, y “Llévame a casa”, de Jesús Carrasco, una historia familiar que según los votantes “podría suceder en cualquier hogar”. Los libreros destacaron la importancia de compartir en grupo aquello que se lee de forma privada: “A mí me salvó de la soledad durante la pandemia. Es una forma de diseccionar la literatura”, declaraba la socia de Ventanielles Elena de Arriba.

Antes del homenaje de los alumnos de música, basado en las composiciones de Joaquín Turina, el historiador Ángel Mateo Díaz hizo un repaso gráfico de la capital asturiana con una mirada centenaria. Desde un plano que mostraba aquella ciudad redonda, hasta el Real Oviedo con su antigua equipación de botas pesadas y camisetas de cordones, pasando por su fotografía favorita: batallón ciclista del Ejército español por la calle Uría, los asistentes pudieron apreciar el pasado y el presente de la ciudad. Hasta 80 autores pasaron por Trascorrales para compartir su obra y trayectoria; unas cifras que los organizadores esperan superar en 2023.

Compartir el artículo

stats