Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La dueña de uno de los praos de la fiesta de Colloto: "Los dejaban llenos de basura"

La propietaria cree que Socofe los echó "a los pies de los caballos" con su comunicado

El prao de las fiestas de Colloto, durante la verbena de «Tekila» en 2018. | Javier Martín

"No es una cuestión económica, porque nunca hemos pedido dinero por ello: no dejamos nuestros terrenos por el estado en el que se dejaron el último año que hubo fiestas". Es la explicación que da la propietaria de uno de los praos donde se celebraban las fiestas de Colloto, que prefiere no revelar su identidad, como respuesta a la publicación que el pasado viernes hizo la Sociedad Collotense de Festejos (Socofe) en su cuenta de Facebook. En el comunicado en la red social se anunció que no era posible hacer las fiestas este año –que solían celebrarse el primer fin de semana de septiembre– por no tener espacio para ello. "Da la casualidad que dos de los propietarios que justamente tienen los terrenos más grandes, no nos ceden ni alquilan el espacio por unos precios razonables, viéndose el tamaño y aforo reducido en casi un 80%. Por este motivo hemos decidido cancelar las Fiestas del Cristo de Colloto 2022", se explicó desde Socofe.

La otra parte de la historia es la de esos dos propietarios a los que se señala en la publicación. Una de ellas explica que este año ha decidido no ceder su propiedad porque "nos dejaron el prao lleno de cristales y restos de basura de la fiesta que deberían haber recogido". Además, incide en que nunca han cobrado alquiler por dejar el terreno, y que en 2019 se encontraron con la sorpresa de que se cobró entrada por acceder a la fiesta, algo que no se les informó con anterioridad. "Todos los años que hemos cedido los praos ha sido de forma altruista, sin pedir cuentas ni explicaciones, pero podrían haberlo gestionado mucho mejor por parte de la comisión de fiestas", explica.

Sobre el comunicado en Facebook, la propietaria del terreno asegura que "no son las formas": "Nos ha puesto a los pies de los caballos". Relata que desde que se publicó el pasado viernes la mayoría de los comentarios son insultos contra ellos: "egoístas", "avariciosos", "dais vergüenza ajena", "jugáis con la ilusión del pueblo", "qué poca empatía", "podíais ser un poco razonables". La propietaria tiene claro que se buscaba un enfrentamiento entre los habitantes del pueblo y los dueños de las fincas, y que era una incitación a la gente de Colloto a ir contra ellos, como posible medida de presión para que acaben cediendo: "Ni siquiera explican los motivos reales por los que no se les deja el terreno, simplemente nos ponen a nosotros de culpables de que no haya fiestas, dejando caer que es por temas de dinero cuando no es así".

La propietaria recuerda que los praos son privados y que no están obligados a seguir dejándolos para las fiestas si no están satisfechos con las condiciones y con la gestión. "Nosotros ya comunicamos hace varios meses que no se iban a dejar los terrenos, por lo que han tenido tiempo de sobra para buscar otras alternativas", asegura. En el comunicado Socofe puntualiza que en Colloto no hay otro terreno tan amplio para hacer la fiesta, lo que esta propietaria también ve como otro método para que los vecinos de la localidad les vean como responsables de quedarse sin fiestas. "Durante estos meses podían haber buscado otros lugares o llegado a acuerdos con el Ayuntamiento para hacerlas en terrenos públicos", opina.

Por eso, tampoco entiende que en la publicación se den nombres de artistas concretos –como "Camela", "Taburete", Omar Montes, Quevedo o las orquestas "Panorama" y "Grupo Tekila"– que iban a actuar en los festejos de Colloto: "¿Por qué negociaron todos esos conciertos sin saber si iban a tener terreno?", se pregunta.

Después del gesto de Socofe al hacer esta publicación, la dueña del prao cree que es todavía más complicado que se llegue a un acuerdo. "La estrategia que han hecho en Facebook me ha parecido muy sucia, después de lo que han hecho estoy más convencida de no cederlo", sentencia.

Compartir el artículo

stats