Castañas y juegos en Guillén Lafuerza

Los alumnos del colegio Maestro Jaime Borrás celebran el tradicional amagüestu y elaboran murales y dibujos

Alumnos del colegio Maestro Jaime Borrás recogen las castañas asadas por Guillermo Pelayo. | Luisma Murias

Alumnos del colegio Maestro Jaime Borrás recogen las castañas asadas por Guillermo Pelayo. | Luisma Murias / E. Peláez

En el colegio Maestro Jaime Borrás las castañas asadas fueron las protagonistas ayer. El centro ubicado en Guillén Lafuerza celebró el tradicional amagüestu. Fueron varias las actividades organizadas durante la jornada y todas giraron alrededor de la celebración.

Antes de que los cucuruchos de castañas fuesen repartidos entre los niños hubo tiempo para otras labores. Mientras, Guillermo Pelayo había llegado con la locomotora para empezar con los preparativos. Tenía que asar alrededor de 35 kilos de castañas para que los degustasen los estudiantes del centro.

Antes de que estuviesen listas los alumnos fueron pasando poco a poco por la zona del patio en la que se encontraba Guillermo Pelayo para observar el proceso de asado. "Han ido haciéndose despacio", afirmó. Este año "hay pocas castañas", indicó Pelayo, que tiene dos puestos en Avilés. "Muchas están malas", dijo para señalar a continuación que "del saco de 30 kilos que me llega tengo que tirar entre seis y ocho porque están malas".

Junto a las castañas asadas se sirvió zumo de la manzana a los estudiantes, que se concentraron en el exterior. Antes tuvieron la oportunidad de practicar juegos tradicionales de la mano de "Seis Conceyos". "Les gustan mucho y lo pasan muy bien", comentó José Álvarez "Pola". La llave, la rana o los bolos figuraban entre las propuestas que realizó "Seis Conceyos" a los niños.

Los alumnos de los primeros cursos –Infantil y Primero y Segundo de Primaria– realizaron dibujos alusivos al amagüestu y al otoño. En el resto de cursos se elaboraron dos murales. Sobre ellos se colocaron posteriormente los dibujos. Para esta jornada especial en el colegio Maestro Jaime Borrás los alumnos elaboraron su propia montera picona, que portaron durante las actividades.