La Corredoria opta al mayor proyecto para almacenar energía de España

Cuatro empresas optan a acumular los 300 megavatios de la subestación, con una inversión próxima a los 500 millones de euros

La subestación eléctrica de La Corredoria. | Miki López

La subestación eléctrica de La Corredoria. | Miki López / Ch. Neira / L. Blanco

Ch. Neira / L. Blanco

Oviedo aspira a acoger el que podría ser el mayor proyecto de acumuladores de energía eléctrica de toda España. Cuatro empresas han solicitado ya instalar dispositivos para almacenar el total de 300 megavatios "sobrantes" que están autorizados por Industria para la subestación de La Corredoria. Si el proyecto llega a buen puerto, las sociedades involucradas hablan de una inversión de hasta 500 millones de euros para poner en marcha el equipamiento que haga posible el almacenamiento.

Que la subestación de La Corredoria acabe siendo pionera en el plano nacional, por la cantidad de megavatios y el dinero invertido, depende de si son seleccionadas dentro de la línea de ayudas de los planes IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), que deberían resolverse en los próximos meses.

Este programa está destinado a financiar proyectos innovadores de almacenamiento energético que contribuyan a mejorar la estabilidad del sistema eléctrico y a la seguridad de suministro y corren con cargo a los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La base de estos almacenes de energía es sencilla. La red no es estable y tiene momento de pico (exceso de demanda) y valle (excedente de energía). Las plantas de acumuladores de energía, que emplean habitualmente una tecnología basada en pilas de litio, chupan la energía de la red, hasta los megavatios sobrantes autorizados, cuando hay sobrante y devuelven cuando hay necesidad y la red no da abasto. Según los planes europeos, se trata de convertir el almacenamiento en "un pilar esencial de la transición ecológica", permitiendo "aportar flexibilidad a la generación renovable, contribuyendo a la seguridad, fiabilidad y calidad del suministro" y aportando "estabilidad" a la red.

El diseño de este tipo de plantas ha experimentado un despegue muy rápido en los últimos años. Solo en Estados Unidos, la mayor estación de acumuladores, en California, recibe ahora hasta 3.000 megavatios por hora. En el caso de Oviedo, el despegue de esta tecnología tiene, junto a la subestación de La Corredoria, otro punto de acceso en San Estaban, donde se han autorizado otros 80 MW. También para este caso hay empresas autorizadas, si bien el proyecto de La Corredoria es ahora mismo el que centra los esfuerzos del Ayuntamiento y del Principado, en un enfoque conjunto al despegue de estas tecnologías en la región.

El concejal de Infraestructuras y Planeamiento, Nacho Cuesta, confirmó, por su parte, que ya se han iniciado contactos con todas las em presas que han mostrado interés por instalarse en el municipio y que, como es el caso de las vinculadas a La Corredoria, ya han solicitado una parte del cupo de energía disponible. De cara a la convocatoria de ayudas de los planes IDAE, el Ayuntamiento ha apoyado también a algunas de las empresas con una carta de recomendación "para mostrar de alguna manera el apoyo al proyecto". Para el segundo teniente de Alcalde, estos programas encajan, además, de lleno en la "estrategia global de sostenibilidad" que impulsa el gobierno local.

En paralelo, el Ayuntamiento de Oviedo está tratando de desarrollar de manera ordenada estos proyectos, de forma que han propiciado también reuniones con el Principado para analizar en su conjunto la política de acumuladores de energía en Oviedo, tanto con la Dirección General de Industria como con la CUOTA (Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias).

Oviedo no es el único municipio en esta carrera de las plantas de acumuladores. La empresa suiza Axpo y la madrileña Galbano Power tramitan también la instalación de tres almacenes de electricidad con baterías de iones de litio en Siero. En este caso se trata de un proyecto de 12,24 megavatios , otro de 9,18 MW y un tercero de 10 MW. En el caso de Siero, la inversión acumulada de estos tres proyectos rondaría los 40 millones de euros.

Más allá del centro de la región, otros cinco planes para instalar plantas con almacenadores de energía se han registrado, de momento, en los concejos de Salas (promovido por Mytilineos), Soto de Ribera (EDP), Grandas de Salime-Pesoz (Rolwind), Mieres (Grenergy Renovables) y Avilés (Tagenery).