Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un pionero de la rehabilitación

Cuando el pasado viernes 3 de julio nos enteramos del fallecimiento del doctor Álvarez-Buylla, varios compañeros comentamos la deuda que tenía la Rehabilitación en Asturias con Don Jaime. Como presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Física y Rehabilitación (SAMEFYR), voy a compartir algunas de las reflexiones que hicimos, desde

Don Jaime y yo coincidimos en unos pocos actos sociales en Oviedo. Cuando yo llegué a Asturias como médico rehabilitador, el doctor Ávarez-Buylla ya estaba jubilado. Sin embargo, saludarlo y cruzar unas pocas palabras con él siempre era un placer. Era un hombre elegante, sencillo y afable. Recuerdo que siempre tuvo palabras muy cariñosas para mi esposa, formada como especialista en su Servicio de Rehabilitación. Haber compartido pocas experiencias con él no impide, sin embargo, conocer y admirar su grandeza como profesional de la Rehabilitación.

Don Jaime fue un pionero. Los periódicos recuerdan ahora que su especialidad era la Traumatología, pero él supo ir más allá. Quiso que las personas que sufrían graves lesiones por accidentes, en la mina, o por enfermedades como la polio o la lesión medular, tuvieran la mejor atención posible. Sentó así las bases de la Rehabilitación en Asturias y en España. Conoció y se formó con los mejores especialistas internacionales y quiso crear en Oviedo un centro que estuviera a la altura de los más avanzados del mundo. Y lo logró.

El concepto moderno y actual de la especialidad de Rehabilitación en España nació en Oviedo y lo implantó el doctor Ávarez-Buylla. Todo lo que es norma asistencial en la actualidad ya estaba presente en 1963, en el Centro de Rehabilitación de Oviedo: la desaparición de barreras arquitectónicas, la integración social y laboral, la escolarización durante el ingreso, el deporte como terapia y el trabajo médico en equipo. El Centro de Rehabilitación de Oviedo fue el primer hospital de España dedicado en exclusiva a la Rehabilitación. Las instalaciones eran magníficas y fueron modelo para el desarrollo de la Rehabilitación en el resto de España. Y todo ello se lo debemos al doctor Ávarez-Buylla. Por eso, como representante de la especialidad de Medicina Física y Rehabilitación en Asturias, he querido recordar la obra de don Jaime, que es lo mismo que recordar de dónde venimos, para saber a dónde queremos ir. Su actividad profesional y sus logros nos marcan el camino desde el pasado, para dirigirnos a la Rehabilitación del futuro.

Un abrazo muy fuerte y hasta siempre, doctor Ávarez-Buylla, traumatólogo y pionero de la Rehabilitación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats