Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Masip

Con vistas al Naranco

Antonio Masip

Tacones yolandinos

Tras la salida del Ayuntamiento de Yolanda Vidal, de Ciudadanos

El pedal es el alma del piano y por momentos el pedal lo es todo.

Anton Rubinstein

(...) surge el piano (...) Elegante, sobrio, y a velocidad mozartiana (...) nos devuelve el ánimo combativo, la afirmación de la vida, la sonrisa.

Félix de Azúa

Recuerdo cinematógrafo frente al Hotel Sheraton (New York), cubierto por cartón pintarrajeado en inmenso zapato. Correspondía a “Tacones lejanos”, de Almodóvar. La había visto y también el antecedente fonético, en el desaparecido Principado, “Tambores lejanos”, de Gary Cooper. Este había renunciado a un papel más icónico en “Lo que el viento se llevó”.

Yolanda Vidal deja la concejalía bajando tacones de los pedales del piano. Yolandina la llamaban cariñosamente en Santa María de la Barca de Navia, donde su virtuosismo no desmereció a posteriores Michel Camilo y Joaquín Achúcarro. Fue el Festival “Horacio Icasto”, que uno a Juan Coloma, su entusiasta promotor; Justo García, presidente de “Amigos del Concierto”; Pixán, imprescindible astur, y a las piruetas de Malikian.

Temo que la ausencia de Yolanda no pedalee en favor de un Oviedo más cultural, abierto, solidario...

Con misión casi imposible de reflotar La Reconquista/Hoasa y el covadonguista Hotel Pelayo, sustituí a Dimas Suárez, héroe contra la esclerosis. Grato recuerdo también a José Manuel Álvarez, gerente, recién fallecido, clarividente en mil adversidades.

Emociona un tetrapléjico madrileño ayudando en “Filomena, a su pesar”, si se feminizase título de Gonzalo Torrente Ballester, por cierto, vecino del barrio de Gil Blas de Santullano, iniciado escritor en “El Carbayón”.

Ensalzo esfuerzos normalizadores de afectados por crueldades físicas aleatorias; Yolanda, sublime, con, o sin, tacones y concejalía.

Compartir el artículo

stats