Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jonathan Mallada Álvarez

Crítica / Música

Jonathan Mallada Álvarez

“Absolute Quiroga”

Brillante concierto de la OSPA con el “Cuarteto Quiroga” como protagonista

“Absolute Jest”, de John Adams, es una obra rica, compleja y repleta de matices que requiere de un exigente trabajo sobre la cuerda y presenta cierta vigorosidad a través del uso de la percusión. Se trata de una pieza que homenajea a Beethoven de forma más que eficiente y en la que se adivina la huella del genio de Bonn prácticamente en cada compás, conjugando con singular acierto pasajes de una marcada densidad orquestal, simbolizando el legendario carácter atormentado beethoveniano, con otros de una gran transparencia en los que el cuarteto solista lució todas sus virtudes. Un sonido brillante y aterciopelado, una milimétrica sincronización y un elevadísimo nivel técnico fueron las señas de identidad que presentó el Cuarteto Quiroga ante los melómanos ovetenses, manteniendo siempre la tensión interpretativa y generando diferentes atmósferas con maestría.

La propina vendría en forma del “Lento assai” del “Cuarteto de cuerda número 16” de Beethoven, lleno de luminosidad y delicadeza.

La segunda parte, dedicada a la “Sinfonía número 3” de Copland, redujo el protagonismo a la OSPA y al director Carlos Miguel Prieto, quien realizó un espléndido trabajo guiando a la orquesta y manteniendo siempre un tempo adecuado. La colorista obra del compositor norteamericano se ejecutó de forma interesante por la Sinfónica asturiana, con viveza y agilidad, aportando el colorismo necesario, con la indiscutible importancia de los metales y la percusión durante el molto deliberato-allegro risoluto final, emulando majestuosas fanfarrias. Todos se mostraron especialmente cómodos cuando Prieto permitía un mayor volumen en algunos fortes y crescendos de cierto artificio, sin desbocarse en ningún momento.

Compartir el artículo

stats