Opinión | La tijera

El Palacio de los Deportes, "fichaje" estrella para la próxima temporada

La remodelación de un equipamiento que fue señero en la ciudad

Todo apunta a que reabrirá sus puertas después del próximo verano tras una profunda remodelación que lo convertirá en una de las instalaciones deportivas de referencia no solo de Oviedo sino de Asturias. Me refiero al Palacio de los Deportes, que pasará a tener un aforo para más de cinco mil espectadores, casi el doble que el actual, donde disfrutar de partidos de baloncesto, balonmano, fútbol sala, voleibol o hockey patines, además de otras disciplinas, con seis zonas especializadas para judo, karate, boxeo, tenis de mesa, lucha olímpica y halterofilia. El nuevo equipamiento, un espacio multiusos que también permitirá acoger grandes conciertos, dejará de contar con la pista de atletismo. Su puesta en funcionamiento, coincidiendo con el inicio de una nueva temporada, me atrevo a decir que se convertirá en el "fichaje" estrella para varios clubes de la ciudad, para todos los deportistas y los catorce equipos que hasta el inicio de la rehabilitación empleaban a diario las instalaciones y, por supuesto, para todos los ovetenses y asturianos.

La construcción de este singular equipamiento deportivo comenzó en 1961, promovida por el entonces alcalde Manuel Álvarez Buylla siendo el prestigioso ingeniero Ildefonso Sánchez del Río el director de la obra. Se inauguró oficialmente en 1975, apenas cuatro años antes de que Luis Riera Posada confiara en mí para incorporarme a su equipo de gobierno en el consistorio local, en la que supuso la primera corporación de la democracia moderna en Oviedo.

De la arquitectura del Palacio de los Deportes siempre ha llamado la atención el techo, con ese caparazón de tortuga, una proeza técnica en su tiempo al ser pionera en la construcción de una cúpula cerámica sin pilares. Jamás se había ideado una cubierta así en el mundo y, ahora, con la remodelación, recuperará el color gris original. Las actuaciones, además, incluyen la mejora de la eficiencia energética y los accesos.

Ha acogido mundiales de hockey sobre patines y baloncesto, campeonatos nacionales de atletismo, a la selección española de fútbol sala campeona del Mundo y campeona de Europa, al Pozo de Murcia, campeón de la Liga española de fútbol sala y torneos de tenis con las estrellas del momento pero lo mejor está por llegar a partir del próximo otoño.

El renacer del Palacio de los Deportes se convertirá en la nueva joya de Ventanielles y coincidirá casi en el tiempo con el medio siglo de historia desde que abrió por vez primera. De la conclusión de las obras están muy pendientes, por ejemplo, en el Alimerka Oviedo Baloncesto, actualmente en la LEB Oro, quienes podrían dejar el Polideportivo de Pumarín Luis Riera Posada para mudarse a un pabellón más moderno y con gradas en fondos y laterales. Habrá que ver qué decisiones adoptan en el Club Deportivo ArtChivo Oviedo o en el Club Voleibol Oviedo.

Sin duda alguna, este equipamiento deportivo vendrá a completar la reordenación y reforma de la entrada a la capital por el bulevar de Santullano. Otro lujo para Oviedo, otro polo de atracción para una ciudad que no para de innovar y modernizarse para tratar de estar a la vanguardia en todos los aspectos.